viernes, 9 de mayo de 2008

MIS ASOCIACIONES PRECARIAS


I. Anécdota:

....Bertrand Russell se disponía a leer las consultas que los asistentes a su conferencia le habían hecho llegar en pequeñas notas a lo largo de su exposición. Grande fue el asombro y la incomodidad de todos cuando se oyó leer al filósofo con voz clara y firme: “Imbécil”. Después de un tenso instante de silencio Russell (haciendo gala de la consabida flema inglesa) comentó: “Es curioso: en mi vida había recibido muchas cartas sin firma; pero esta es la primera vez que recibo una firma sin carta”

II. Moraleja:

....No se trata de la calidad o nobleza de los estímulos que uno reciba del mundo, sino de la inteligencia con la que los explotemos. Quizás, el talento de un hombre se mida, precisamente, por la asimetría entre acción y reacción al momento de la creación. He aquí un breve ejemplario:

.......Una sonrisa ambigua: La Gioconda.
.......La eterna procrastinación: Hamlet.
.......La letra V en el Código Morse: La Quinta Sinfonía de .......Beethoven.
.......Una vela consumiéndose: La filosofía moderna.

III. Capricho final:

....De todo libro puede sacarse algo bueno; nada más hace falta ponerlo ahí antes.
.

8 comentarios:

fede dijo...

Las mejores anécdotas funcionan sin importar si son ciertas o no; como las obras de arte, están sujetas a la verosimilitud y no a la veracidad. A la manera del retrato y, mejor todavía, de la carictura, expresan mejor la semblanza de un carácter al desdibujar caprichosamente la realidad y no al seguirlos de manera objetiva.

¡Chupate esa mandarina!

Idea dijo...

Estimado, siguiendo la lógica de su moraleja, de todo libro se puede sacar algo bueno, nada más hace falta ser inteligente para descifrarlo.
de Matemáticas B, la más compleja de todas. El susodicho, un en
Me recordó una anécdota de un profesor ergúmeno con todas las letras, de una inteligencia difícil de seguir, estaba tomando exámenes, cuando vino el mozo del bar de la esquina a ofrecerle algo para tomar. El profe, pidió: un café y alfalfa. El alumno, sentado a la mesa esperando ser examinado por él, giró su cabeza, miró al mozo y le dijo: el café con azúcar, por favor.
Parece que el ingenio y la inteligencia van de la mano.

Alexis Socco dijo...

¿Pq la complica tanto y no dice 'el tipo fue listo en su respuesta?

Walter L. Doti dijo...

Redoblo la apuesta. Diré que sólo puede lograrse una gran idea movido uno por un estímulo pobre. Si partimos de la Gioconda en vez de partir de una sonrisa ambigua que vemos por ahí, sólo reproduciremos lo bueno que transmitió quien la creó, pero nada nuevo; no haremos ningún aporte, no proyectaremos ningún nuevo mundo en el mundo.
Quizás haya en esto otra clave del arte: el origen del estímulo debe ser pequeñito. De otro modo, uno es un simple reproductor.
Lo mismo debe pasar entre filósofos y profesores de filosofía. Los filósofos parten de una vela; los destinados a meros profesores se jactarán de los clásicos que han leído, sin saber que con ello se condenan al olvido y a la imposibilidad de trascender.

Idea dijo...

¿Porque reduce usted (valga la contradicción) a la Gioconda a un estímulo grandioso? No por excesivamente vista se convierte en algo definitivo o cerrado a la posibilidad de crear algo nuevo a partir de él.
Yo imagino que todas las miradas sobre todas las cosas son siempre necesariamente “nuevas” a su manera, aunque al mismo tiempo todo pueda ser reducido a unos pocos conceptos esenciales, algo así como el ADN de los individuos por un lado y el “hombre” por otro. ¿Reproducir y crear son realmente dos conceptos diferentes? ¿Producen efectos distintos?

cacho de pan dijo...

no espero nada, es que recién te conozco.

la anécdota es tán espléndida que parece inventada.
algunos son tan rápidos que producen un poquito de envidia.

Calderondelabarca dijo...

Me rindo ante Russell.

Ante esas situaciones siempre se me ocurren respuestas brillantes , con el único inconveniente que me alumbran entre 2 y 3 años después del momento que debiera haberlas brindado.


¿ Estará todavía tratando de aprobar Matemáticas B el alumno al que aludió Idea ?

fede dijo...

Idea:

No se trata de encontrar algo bueno en un libro, sino de ponerlo ahí que es algo muy distinto mi muy señora mía. Dígame el nombre de un libro muy malo (conseguible, de modo que pueda relojearlo)y yo le muestro a qué me refiero.