sábado, 24 de mayo de 2008

LUCIO AMADEO LUCERO


Lucio Amadeo Lucero nació en Tandil el 13 de agosto de 1949. No provenía de una familia de músicos y de hecho se sabe que su segundo nombre no era un homenaje a Mozart sino al mítico arquero Amadeo Carrizo. Sintió el llamado de la música desde su infancia y fue, sucesivamente, luthier, instrumentista, cantante y afinador de pianos. Su torpeza manual, su ineptitud rítmica, su escaso caudal de voz y su falta congénita de oído lo llevaron a fracasar en cada uno de esos oficios, por lo que, entristecido, debió resignarse a ser un mero compositor. Su anhelo de inmortalidad, su otra gran obsesión, está presente en su ópera-murga inconclusa: “¿Por qué habrá que morirse, che?” en donde conjuga sus múltiples y eclécticas influencias musicales en un complicado colage que la crítica ha calificado unánimemente como insoportable. Actualmente, Lucero trabaja en el Conservatorio de Música de la Universidad de Alto Cuyo. Los alumnos del conservatorio han manifestado siempre su admiración por el compositor, debido al empeño que ha puesto en seguir aprendiendo día a día, en lo que es una actitud inédita en la historia de los porteros de aquella Universidad.

Principales obras:

“Zamba alegre” (Samba) Op 9.
“No, no y no” (Capricho) Op 37.
“Ring raje” (Tacatta y fuga) Op 12.
"El delivery" (Andante en moto) Op. 55.
“El boquete” (Obertura) Op 6.
"Una más, una más... y no jorobo más" (Impromptu) Op 100.

8 comentarios:

fede dijo...

Hemos decidido dar a conocer los pormenores biográficos de los principales atanatósofos. En el caso de Lucero, estamos intentando lograr un acuerdo cpn SADAIC para publicar en el blog alguna de sus obras.

boteyero dijo...

yo me cruce una vez con este chabon en la rambla de barcelona;venia a dar uns escuela de charango de ocho cuerdas;y el man toco escalera al cielo con una naranja!!!sublime.

Luc dijo...

No sé si es su sonrisa enigmática, su deseo (incumplido) de superarse o sus semejanzas con "les autres luthiers" pero Lucero me cayó muy bien. Brindo por él.

Idea dijo...

Comienzo a vislumbrar que todos los atanatósofos (me cuesta un perú escribir la palabra) llevan una sonrisa que les alumbra el alma, será cierto?

fede dijo...

Boteyero:

(Antes que nada: se dice "laranja")

¿La laranja la usó de púa o de instrumento? Necesito el dato porque estamos escribiendo la biografía de Lucero.

Hay una anécdota muy curiosa que ya está incluída:

Lucero estaba en Quito y pretendió tocar el Bourée de Bach en versión andina con un charango con una sola cuerda. Para gran sorpresa del público presente no lo logró. Fue agregando una a una las cuerdas restantes y el resultado fue el mismo peor: hubo gente que llegó a descreer del conocimiento de la partitura del Bourée por parte del compositor. ¿Serán patrañas surgidas de la envidia de algún virtuoso?

Agradecemos su desmentida.


Luc e Idea:

¿No son los tristes los que más sonríen?

Idea dijo...

¿Se refiere a la sonrisa irónica por todo lo que los conmueve? Tal vez la la sonrisa que a mi siempre se me ocurre tierna vaya de la mano con la tristeza que también lo es.

Onirica dijo...

desconosia la existencia de un cuestionario que yo debia llenar.... si me dice donde lo encuentro con gusto de los contesto!

Walter L. Doti dijo...

En la mención de sus principales obras olvidó probabalemente la más popular aunque quizás la menos valorada por la crítica especializada. Me refiero, obviamente, a:

"El viejo" (Chotis)