lunes, 5 de mayo de 2008

LAS PALABRAS DEL VAGABUNDO


Charles Chaplin sabía que al hablar su personaje iba a perder su magia para siempre. Pero había llegado el sonido y el cine mudo llegaba a su fin. Era la aurora de tiempos modernos, de dramáticos cambios y, también, de horror: era hora de que Charlot el vagabundo hablara. Pero ¿qué decir? ¿Qué palabras merecían ser las que pusieran fin al mágico silencio de aquel vagabundo entrañable?

Entonces nació un argumento:

Un joven barbero, enamorado de Hannah, una joven judía, víctima del régimen totalitario de Tomania, es confundido con Astolf Hynkel, el gran dictador. Para salvar su vida, el barbero finge ser Hynkel, hasta el momento en que es llamado a dar un discurso ante su pueblo. Así nace el discurso de “El gran dictador”, las primeras palabras del vagabundo que había hecho reír al mundo…

Hoy por hoy, el alegato contra el nazismo es un lugar común del cine políticamente correcto. En 1.940, año del estreno de la película, le costó a Chaplin el desprecio y la extradición. Las primeras palabras del vagabundo, como el había previsto, fueron también sus últimas palabras.

5 comentarios:

Parqueeuropeo dijo...

Pásate por mi blog ver que te parece mi música. Tengo algún vídeo de Pearl Jam. Comenta muxo.
Un saludo carlos!!!!!!!!

LUC dijo...

Excelente film. Ese sí, era un genio. Lástima que el discurso no hiciese eco en un número importante de personas, o que los imprescindibles (en sentido brechtiano) fuesen tan pocos.

Saludos

Calderondelabarca dijo...

Hoy sufro cuando se asocia , mecánica y destructivamente , la enunciación de un postulado políticamente correcto con lo que sería la necesaria expresión de una Hipocresía.

Ingenuo, romántico, candoroso , lírico , cándido , el discurso de Carlitos es correcto no sólo políticamente , sino en cualquier otro sentido que quiera dársele : ético , humano , racional o el que fuere.

A mi entender , el problema de la fortaleza del Mal radica , paradójicamente, en la circunstancia de su inferioridad númerica.

Conscientes de esa circunstancia , y sabedores de su ilegitimidad , sus soldados se pertrechan , se unen , se organizan , se protegen mutuamente ,mutan , hacen lobby , golpean y se esconden en sus estructuras aparentemente impenetrables.
La falta de escrúpulos los agiganta enormemente pues , autoadmitida que fuere esa carencia , no hay arma del mundo que no pueda tomarse ni frontera donde detenerse.
Así sin son 3 , golpean como 100.

No demos por supuesta la virtud : A las armas que no podemos usar , opongamos las que ellos no tienen.
Multipliquémonos cono hacen ellos:
necesitamos la Bondad Organizada.m

Calderondelabarca dijo...

Sr Fede :
Le deje un mail en Federiola.

fede dijo...

A mí sigue resultándome muy sorprendente la simetría entre dos destinos tan opuestos. ¿Cómo podían ser tan parecidos físicamente Chaplin y Hitler? No hay con qué darle: "Dios es un humorista"