miércoles, 21 de mayo de 2008

FORMAS DE LA NOSTALGIA



Soy un nostálgico... Pero sufro una curiosa forma de nostalgia: no añoro los tiempos de mi juventud o de mi infancia, sino tiempos que no viví. Soy un extraño en mi época; vivo días que no entiendo y en que tengo la certeza de no ser entendido. No siento el menor ineterés por ningún libro que haya sido escrito en los últimos veinte años. No sé innovar; no me interesa innovar. Me siento más cómodo en un tren antes que en un autobús. Prefiero las películas de vaqueros a las de acción. Me gusta más Bochini que Messi, más Charlo que Tango Proyect, más González Martínez que Pizarnik, y mucho más, infinitamente más, las pizzerías a los fast foods...
Sentí esa extraña forma de nostalgia al ver este video en YouTube; un video que nunca había visto... ¡Pero son Chaplin y Buster Keaton! Es como Maradona y Careca... Babington y Housseman, Distéfano y Puskas, Stábile y Varallo... ¡Los hermanos Brown en Alumni! O mejor todavía: una época en la que el fútbol no existía.

12 comentarios:

fede dijo...

Soy un reaccionario estético que intenta no convertirse en un reaccionario de los otros. Por suerte, el humor sigue y seguirá siendo 1+1=3... Una fórmula que me a grageado amigos, amigas y "amigas" Los saluda desde el s XIX, un amigo. (Por ahora sin comillas)

fede dijo...

graNNNNgeado

nadie dijo...

granjeado.

Chelo dice que mi siglo es el XVIII, si hubiera tenido esa suerte, me hubiera gustado ser amiga de Swift. Antes de que me metieran presa.

Cuantas idioteces puedo escribir desde la pc del trabajo en lugar de dedicarme a trabajar.

Idea dijo...

Fede, ¿es que su mamá no le contó que usted es inmortal? No es que sea un reaccionario estético, tiene nostalgias del pasado, que aunque no lo recuerde, lo ha vivido intensamente.

Luc dijo...

No sabía que el gran violinista zurdo había actuado con B. Keaton. Gracias por el dato, creo que como siempre que se juntan dos genios el producto es decepcionante.

Para concluir este comentario molesto le digo que pese a su nostalgia decimonónica la expresa en un medio del siglo XXI lo cual por lo menos lo hace un reaccionario estético aggiornado.

Un abrazo

Calderondelabarca dijo...

Me gustó el Video , más el Violinista que el Pianista. Y mi nene (10 años) se gustó mucho : siempre es bueno hacer reír a un niño.
Mi nostalgia se centra básicamente en una década : la nacida el primero de enero de 1960 , en la cual la esperanza pareció teñir la Argentina.
Mándole una foto de Huracán del 73.

Calderondelabarca dijo...

"...(L)e gustó mucho "

Onirica dijo...

los del video si no son los hermanos marx le pego en un travesanio. Lo entiendo don fede,yo me pongo nostalgica con el rock de los 80 y naci en el 87.... he?????. saludos!

Walter L. Doti dijo...

Bueno, la explicación a este asunto es más que sencilla. Usted añora el siglo XIX porque nació en ese tiempo. Está tan viejo que chochea y esto de la informática no le viene fácil. Al armar el perfil le erró a alguna tecla y quedó como teniendo treinta y pico de años. Pero como además ha perdido la memoria, se ve obligado a creer en lo que escribió alguna vez y supone que esa es su edad.
¿Necesita pruebas? ¡Por favor! Fíjese en la foto que publicó hace unos días en la que aparece junto a su hermano. ¿Nos quiere hacer creer que esa sería una imágen de la década del ochenta? No señor. Esa fotografía probablemente la sacó Oscar Wilde.

En otro orden de cosas, es interesante lo que dice aquí. Hay quienes se dicen encerrados en un cuerpo que no pertenecería a su identidad sexual y deciden cambiárselo. ¿Pero qué puede hacer alguien como Ud. que vive en un tiempo que no le pertenece? Hay variadas opciones: podría, por caso, consultar a un psicoanalista, quien concluiría - no sin algo de razón - que esta sensación suya trata de hallar remedio a la imposibilidad que siente de trascender entre sus contemporáneos. Otra posibilidad podría estar dada por insistir en su yerro temporal hasta convertir la extravagancia en virtud. Podría comenzar a vestir como en el siglo XIX, alquilrse una casa de estilo victoriano y publicitar su existencia como la de un hombre de museo. La gente se agolparía ante su ventana sorprendiéndose de sus costumbres cotidianas, como la de usar por las noches una vasinilla para orinar o la de tomar el té con una taza que cuenta con un adminículo que impide que se moje su bigote enrulado sobre sí mismo en las puntas.
Sin embargo, yo creo que la opción mejor es hacerle caso a Jorge Drexler y pensar aquello de "Que todo tiempo pasado es peor,
no hay tiempo perdido peor,
que el perdido en añorar." Pregúntese si prefiere esa época porque realmente le gusta o si, por el contrario, se autoconvence de que le gusta porque se le dificulta comprender la mirada de sus contemporáneos.

Walter L. Doti dijo...

¡AH, BUENO! Ahora resulta que se escribe "bacinilla". Si, ¡cómo no!

Walter L. Doti dijo...

¡AH, BUENO! Ahora resulta que debería haber puesto "Si, ¡cómo no!", colocando tilde en la "i" de "Sí". Sí, ¡cómo no!

fede dijo...

"No hay nostalgia peor
que añorar lo que nunca,
jamás, sucedió..."