miércoles, 7 de mayo de 2008

AMIGOS QUE YO QUIERO


La lectura puede depararnos curiosos milagros. Uno de los más sorprendentes es la sensación de cercanía, de verdadero afecto, que somos capaces de sentir por un hombre al que no conocemos sino por su obra y por su arbitraria biografía, cuando no por el débil anecdotario, muchas veces dudoso, que suele acompañar el recuerdo de todo escritor. Y hablo de verdadero afecto, no de admiración; de verdadera amistad. Los peores pasajes de la obra de estos escritores cobran para nosotros una dimensión nueva y particular, ajena al lector que no comparte esta singular debilidad y desde la que nos resulta muy difícil juzgar su verdadero valor estético sin pecar de cierta benevolencia.

Borges escribió cierta vez:

“Observa Stevenson que hay una virtud sin la cual todas las demás son inútiles; esa virtud es el encanto. Los largos siglos de la literatura nos ofrecen autores harto más complejos e imagintivos que Wilde; ninguno más encantador”

Cuando leo esa oración, siento que presencio una conversación imposible a la que, por milagro de la literatura, se me permite asistir. Supongo que escribir, no es otra cosa sino permitirse participar en ella.
____________
*Supongo que este post es el inicio de una larga saga de homenajes con la que voy a poner en juego su nunca bien ponderada paciancia. Confío en que mi dudoso encanto alcance para atraerlos a esa interminable travesía.

8 comentarios:

Idea dijo...

Fede, quiénes son "nosotros" y quién "el lector común", se me escapa cual es la diferencia que hace que unos puedan admirar y otros enamorarse.

Ljn.- dijo...

.



Yo me atrevería a decir q,
hasta el dia de hoy, Oscar
Wilde es mi escritor predilecto.
Pero no lo voy a decir porque
probablemente también haya otros
q me gustan mucho y ahora no
me vienen a la cabeza... por
estar "podrida de Literatura"
;)







-

fede dijo...

Idea:

No es que a usted se le escape: el post estaba mal escrito. Pasa que muchas ideas son difíciles de expresar sin caer en lugares comunes cargados de prejuicio y de sinsentido. Intenté corregirlo. Fíjese ahora y después me cuenta.

PD: ¿En Montevideo hace tanto frío como acá?

Ljn*:

Le agradezco su comentario. Me sorprendió gratamente encontrar en su perfil a Wilde y a Borges, dos escritores que, como habrá visto, son de gran importancia para mí. Ese hallazgo me dio un empujón final para terminar este post, pospuesto infinidad de veces en el pasado.

*Suerte que no tengo que pronuniarlo. ¿Se dice Lin? Tiene un saborcito nórdico agradable)

nadie dijo...

Full of life now (fragmento)

Walt Whitman . Calamus


(fragmento)

Cuando leas esto, yo, que fui visible, me habré hecho invisible.
Entonces serás tú, compacto, visible, penetrarás el sentido de mis poemas, me buscarás.
Imaginarás qué feliz serías si yo estuviese contigo y fuese tu camarada.
Piensa, que estoy contigo.(No des por demasiado seguro que no esté yo contigo ahora)

***

Habrá errores, por suerte mi memoria falla. ¿Seré absuelta al menos por alguno de sus seudónimos?

Federico, es usted sumamente encantador, tanto en la vigilia como en el sueño.


Nadie lo quiere, no se lo tome a mal.

nadie dijo...

No quedó duda de que era un fragmento, eso pasa por no releer. Relean.

fede dijo...

Nadie:

"Tanto en la vigilia como en el sueño" Muy delicado, muy sutil... Agradecido y conmovido.
Lo demás es silencio.

Idea dijo...

Fede, creo entenderlo ahora, y más le digo, a veces me pregunto cual es el verdadero amor, si ese cuyo objeto no es más que un reflejo en nuestra psiquis, perfecto en la literatura, o los seres de carne y hueso junto a los que resignamos, unos y otros, grandes rincones de insatisfacción.

Walter L. Doti dijo...

Si Schopenhauer despertase de su sueño particular y volviera a este sueño compartido... ¡Qué abrazo le daría, amigo!