lunes, 2 de febrero de 2009

TODO ARTE ES COMPLETAMENTE INÚTIL


A fines del s XIX Oscar Wilde dictaminó: "Todo arte es completamente inútil" La finalidad de este post es demostrar que esta es una buena noticia.
.
¿Qué significa que algo es útil? La palabra útil, es sinónimo de herramienta, de medio para un fin. Toda vez que algo es útil, lo es para un fin determinado, de modo que su importancia va a estar dada en función de ese fin. Nada puede ser, por lo tanto, útil en sí mismo; una vez perdido el interés por un fin determinado, algo útil deja de serlo, perdiendo todo valor.
.
Existen, entonces dos categorías de lo inútil; la de aquello que fue creado para ser útil y no lo es y la de aquello que, como el arte, es creado para ser un fin en sí mismo.
.
¿Qué es, entonces, un fin en sí mismo? Un fin en sí mismo, es algo que tiene valor por la simple razón de que se lo otorgamos, sin importar si están supeditado a fin ulterior. "Así, el teléfono", nos dice Unamuno, "puede servirnos para hablar con la mujer amada. Pero esta ¿para qué sirve? Toma uno el tranvía eléctrico para ir a la ópera, y se pregunta: '¿Cuál es más útil, el tranvía o la ópera?'"(1)
.
Las cosas que amamos, aquellas por las cuales vale la pena vivir, son, al fin de cuentas, cosas inútiles. La vida misma, sin ir más lejos, es el bien en sí mismo por antonomasia, puesto que no está supeditada a ningún fin ulterior. Y el arte, al fin de cuentas, no deja de ser más que un juego creativo que busca enriquecer ese conjunto de cosas. La grandeza de un hombre, la propia grandeza de un pueblo, se mide por medio de las cosas inútiles que, apasionadamente, acopia, por lo que llamaos su cultura. "Los griegos", dijo alguna vez mi hermano en tono de burla para ganarme una discusión, "no tenían ni inodoros" Es cierto, podríamos responder, pero así y todo, son y han sido el pueblo más influyente en la historia de occidente, son occidente.
.
No se trata de despreciar los objetos útiles. Como dijimos, cumplen una función, y un hombre sensato se preocupa por obtenerlos. Sin su ayuda, nunca obtendríamos un fin determinado, pero es necesario entender cuál es el lugar que ocupan. El automóvil es admirable porque nos permite ir más rápido del punto A al B, pero ese ahorro de tiempo, es valioso sólo porque nos permite llegar antes a casa, donde nos esperan las personas que amamos.
.
Y se trata, sobre todo, de no caer en la trampa de los hombres pragmáticos; de no sentirnos en la obligación de explicar cuál es la utilidad del arte. El arte, el amor, la amistad, no cumplen funciones económicas y sociales, no están supeditados a nada, son valiosos en sí mismos; no deben, no necesitan ser justificados. Por el contrario, son la economía, los bancos y los estadistas los que deben justificar a cada momento su existencia, los que deben servir, en tanto entes útiles, al desarrollo de un pueblo.(2)
.
Nada es artístico sin volverse previamente inútil. Podemos aceptar discutir si un jarrón de la dinastía Ming es un objeto artístico si y sólo si deja de ser usado como florero. Prueba de eso es la idea misma del Museo, en donde un objeto determinado es separado de su interrelación con el mundo, es decir, es guarecido de toda posible función práctica.
.
"Todo arte es completamente inútil."
.
___________
(1) Del sentimiento trágico de la vida, I.
(1) Escuchamos, por ejemplo, a muchos políticos decir: "La historia me juzgará", sin pensar que la historia está fundada en mitos y que el olvido no hace más que devolverla al mito. Ricardo III ya fue juzgado: fue William Shakespeare el que dictaminó el lugar que debía ocupar en la historia.
.

12 comentarios:

Fede dijo...

All art is quite useless.

El "topo" Javier dijo...

El arte es arquitectura hecha tiepmo, amigo... una casa para habitar en el Ser.

Walter L. Doti dijo...

Yo tengo finalidad en mí mismo: SOY UN COMPLETO INÚTIL.

Fogel dijo...

Una magnífica ponencia, a la cual me gustaría agregar una gota de mi propia botella:¿no les parece que habría que dividir "el arte" en dos posibilidades, como mínimo, una la acción de realizar una actividad artísticamente, como sostiene la cultura oriental, por ejemplo, "El arte del tiro al blanco", y en la otra punta el resultado artistíco de este acto, un hermoso florero, una poesía o un exacto centro a 200 metros y con los ojos vendados. A mi me produce más placer escribir un cuento que el que pueda resultar de leerlo para un tercero. En mi caso el objeto artistico resultante es de menor "cualidad" que el arte de producirlo, y no me decido por cual de las dos artes es la realmente "inútil"
Un abrazo para todos

Carolina dijo...

El arte busca la esencia. El encuentro con el otro, que no es sino nosotros mismos. Al llegar a lo esencial nos encontramos con ese Otro, que es todos, que no es más que nuestro reflejo.

Igual que en el amor: la búsqueda de uno mismo. Eso es de algún tipo de utilidad, siempre que la utilidad no sea vista como algo meramente material.

Fede dijo...

Fogel:

En este caso prefiero ver la disciplina y su resultado objetivo u objetivación como un todo. Nomás pa que no se me embrome el guiso ¿Me equivoco o empiezo a sonar muy pedante? Posiblemente las dos cosas.


Caro:

En el caso de que aceptemos que el fin ulterior del arte es ese, su afirmación sería, obviamente, cierta. Pero, en ese caso, de descubrir que determinada obra no busca eso, deberiamos negarle toda categori¨a este[tica?

Carolina dijo...

Que más podría buscar? Tiene algun ejemplo? transgredir? mmm...

Fede dijo...

Caro:

Para empezar, quiero agradecerle el amistoso gesto del disenso. Nada me produce más placer que el hecho de que alguien me contradiga. Sin embargo, me temo que este debate es del todo estéril. Si usted cree que el arte está supeditado a un fin, no importa el ejemplo que le ponga, siempre va a encontrar el modo de encajar el zapato en la horma.

Por otro lado, puesto que mi afirmación es de carácter universal

(Lo voy a escribir otra vez porque me gustó mucho como quedó)

Por otro lado, puesto que mi afirmación es de carácter universal, si diera un ejemplo, debería darle la entera creación artística. Puesto que, de señalar un caso aislado, lo estaría subrayando como a una rareza y volvería particular un juicio que, como dije, tiene pagadas pretenciones de ser universal al mango.

Yo sigo creyendo (en fin) que el arte es un fin en sí mismo. Uno puede, por supuesto, usar un Picasso para tapar el vidrio que falta en la ventana y, en tal sentido, el cuadro en cuestión le será útil, pero eso no significa que esté supeditado a ese fin, es decir, que haya sido creado para ese fin y que el hecho de que cumpla con ese fin es lo que determine que sea o no una obra de arte. Lo que yo afirmo, en todo caso, es que en el caso de darle esa utilidad, estaríamos quitándole o negándole su carácter de objeto estético, ya que todo objeto estético, por naturaleza, es apartado de su interrelación objetiva con el mundo, es resguardado de modo que su fin último es ser contemplado como tal.

No niego que la finalidad que usted le procura al arte es infinitamente más noble que tapar un ujero, y no debe advertirse ironía alguna en esta afirmación. Desde un punto de vista moral, este fin es, posiblemente (seguramente), superior a la intención estética misma. Repito: desde un punto de vista moral. Desde uno estético (afirmaría Wilde) no.

Como habrá notado, pude brindarle a la respuesta el tiempo necesario como para volverla ilegible (¡¡¡Tengo internete otra vez!!!)

Saludos varios.

Carolina dijo...

Fede:

Con este criterio, todo lo que opinemos esta bien?

Nada es un fin en si mismo; lo que no es lo mismo que el fin del arte sea el hecho artistico en si. Ahora, habría que definir que es el hecho artístico.

Entiendo su discurso muy relacionado al "libertinaje artístico": Agarro este tomate y es una obra de arte. Todo es relativo, si a mi me parece, ES ¿Quien lo va a negar?. Citándolo a ud: "Todo objeto estético, por naturaleza, es apartado de su interrelación objetiva con el mundo, es resguardado de modo que su fin último es ser contemplado como tal".

¿Contemplamos embelezados el tomatito? Hay parámetros, aunque el limite sea difuso. Ya lo hablamos creo en otro post.

Por otro lado, no coincido para nada en la idea de apartar. ¿”Arrancamos” los frescos de la capilla sextina? ¿No es acaso parte de la obra el lugar donde se contempla?¿No tenian utilidad al ser creados? Si reproducimos las imágenes en un cajón de manzanas, ¿son un objeto estético, los estamos “resguardando”? ¿Al escuchar a Mozart mientras se espera en el tel, tiene el arte un fin en si mismo, o su fin es "aliviarnos" la espera?

Pero... si uno se pone a analizar el arte, así sea con otras palabras, se llega siempre a la misma conclusión: ESTO (objeto, melodía, texto) me conmueve, porque va a lo esencial de mi. Me describe y me identifica. Y esa es su utilidad, para lo que fue creado y para lo que se interpreta.

Creer o reventar. Jajaja!

Ego... dijo...

G-E-N-I-A-L entrada!!!
me gustó mucho. Esa frase creo que la dice en El retrato de Dorian Grey ¿no? Porque la he oído cientos de veces y ese libro lo he leído tantas así...
Lamentablemente la sociedad en que vivimos cada día es más dada a lo útil y práctico, a lo funcional, todo, todo, todo.
Cada vez me encuentro más a gente que no puede disfrutar de algo porque sí...
Un saludo

Fede dijo...

Caro:

Yo creo más que nadie en la existencia de los parámetros a los que usted se refiere. No olvide que soy un blogosaurio, un anacrónico, si usted quiere. Alcanza con echar una mirada a aquí
para recordarlo.

Pero, a diferencia suya, no considero que estos parámetros determinen qué cosa es artística o no. Lo queramos o no (nos guste o no), lo artístico es una convención humana. Suponer otra cosa nos llevaría a negar que la música hindú sea música o absurdos similares.

Por eso, creo que toda vez que acepotamos la discución en términos (post?)modernos de "¿qué cosa es arte y qué no?", estaremos dando cabida a los que nos venden tomatitos, estaremos, como usted bien lo dice, cayendo en una nueva trampa.

Y creo importante aclarar aquí que desprecio el arte conceptual; desprecio los tomatitos, las latas de arvejas y los mingitorios. Pero me parece absurdo negar que son objetos que persiguen un fin estético.

Por eso promuevo un nuevo (muy viejo) parámetro de discución (me obliga usted a adelantar el tema de un futuro post) no se trata de qué es arte o qué no, sino de qué calidad estética tiene una obra de arte determinada. No me interesa discutir con nadie si Enrique Iglesias es un artista. Se lo concedo a quien sea, pero me parece indudable que el mértito de Ludwig Van Beethoven.

De este modo, no caeríamos en el absurdo de afirmar que un cuadro de Yoko Ono no es un cuadro, sino que simplemente diríamos: "Y a mi qué: Rubens es mejor porque..." y aquí seguiría la exposición de los parámetros a los que usted se refiere.

Toda obra responde, aunque sea de un modo mínimo a una tradición, sino seríamos incapaces de reconocerla como tal.

PD: A mi entender, el hecho de que la mayor obra pictórica de Miguel Ángel sirva para adornar una pared, me resulta tan intolerable como escuchar "Para Elisa" en una llamada de espera" Son ejemplos similares al cuadro de Picasso que es usado como vidrio.

"Existen los elegidos para los que la belleza significa sólo belleza"

Saludos desde el s XIX

Fede dijo...

Ego:

Me alegra que le haya gustado. La idea de ese post me viene dando vueltas en la cabeza desde hace tiempo y era un tema difícil de exponer.

La frase está en el a la novela. Alguna vez lo publiqué en este blog. Es posible leerlo otra vez con el link al que lleva la frase.

Saludos a la madre patria