sábado, 17 de mayo de 2008

FOTOGRAFÍAS


Había olvidado esta foto que parece representarme mejor que ninguna: la apariencia extemporánea, el aire de ambigüedad sexual que siempre me acompañó, ese intento frustrado de obtener la elegancia (que volvió ahora, tras el definitivo adiós de la adolescencia), la raya al costado hecha con la mano, ese gesto de rebeldía ante la imposición maternal del flequillo. Nada de que renegar. Tampoco hay mucho de lo cual sentir nostalgia, porque mis recuerdos de esos años son más bien pobres, raquíticos. Lo que cambió fue lo malo. La vida era entonces la promesa de grandes aventuras; amorosas, intelectuales, artísticas… Pero luego la decepción ante el mundo y esa decepción todavía peor, la decepción ante aquello en lo que uno se transformó: los grandes proyectos devenidos en bosquejos siempre postergados, el no haber sido el mejor (ni siquiera el peor) en nada, el descubrirse mucho más falible de lo que uno se había supuesto. ¿Podré ser todavía el que soñé ser? Esta es una de esas tardes en la que ni siquiera importa la respuesta a esa pregunta. Pero el amanecer “que nos provee la ilusión de un comienzo”* llegará mañana y con él volverá mi sonrisa (casi) perpetua. Hasta entonces.
__________
*Otro poema de los dones J L Borges

8 comentarios:

fede dijo...

A último momento me acuerdo de una gran frase de Miguel de Unamuno: "No sé cómo puede vivir aquel que no lleva a flor de piel los recuerdos de su niñez" No se trata de idealizar la niñez, se trata de recordar ese momento en que hicimos un diseño de cuál debía ser nuestro futuro y de ver hasta que punto fuimos consecuentes con él.

Idea dijo...

¿Puedo sentarme junto a usted hasta que amanezca?

nadie dijo...

Nos seguimos transformando indefinidamente. Una vieja asesina me enseñó que SIEMPRE es un buen momento para llevar a cabo ese diseño.

Recuerdo haber tenido esa foto en la mano, mientras vos ponías cara de desesperado cuando me apoyaba en el balcón.

fede dijo...

Idea:

Sí; después la invito a tomar la leche.


Nadie:

Sí, me acuerdo. Ahora (después de 5años) ya tapamos el ujero, así que ya no se puede caer Nadie.

Idea dijo...

Se hizo tarde estimado, ya amaneció, y fugaz fue la nostalgia, su sonrisa eterna regresó. Anoche era una de esas noches, pero el sol siempre vuelve a salir. Cariños

Manfredo Potto dijo...

¡Qué pose de bala! Discúlpeme que le diga.

Calderondelabarca dijo...

.
Creo que todavía está a tiempo. Trate de romper alguna de las cadenas que lo sujetan. Y sea cuidadoso al elegir cual. Tal vez , y digo sólo tal vez , la ciudad en la que vive al mismo tiempo represente su prisión.

fede dijo...

Es posible, Mar del Plata es como Siberia, nada más que el tren en Siberia anda bien.