viernes, 2 de mayo de 2008

LA POESÍA DE DEGAS


Edgar Degas, que ya gozaba de una enorme y merecida fama de pintor, le dijo cierto día a Charles Baudelaire que pensaba dedicar sus tiempos libres a la poesía, porque "no le faltaban ideas"

"Querido Degas", respondió Baudelaire; "la poesía no se escribe con ideas, sino con palabras"

Creo que esta es una de las más grandes lecciones de arte que pueda darse. La riqueza de la pintura de Degas, sin ir más lejos, no estaba en la idea de pintar bailarinas, sino en la elección de ciertos mecanismos estéticos de creación y composición plástica. Incluso, hay quienes dicen que la historia universal de la pintura bien podría resumirse en la historia del tratamiento de la luz* y que ese desarrollo alcanzó su máximo esplendor en el Impresionismo. No sé si esto sea cierto; de pintura sé más bien poco.

Lo que sí creo haber descubierto es que el tópico suele ser un aliciente o una excusa. Puede, incluso, estar ausente o ser puramente abstracto, como pasa en Kandinski, o como en la música, que es, o tiende a ser, un arte puramente formal. Es cierto que el tópico puede ser también innovador y vital, pero si y sólo sí, el artista encuentra una nueva gramática, una nueva retórica para abordar ese mundo.

A la sentencia de Baudelaire, me atrevería a agregar que una historia tampoco se crea con ideas, sino con argumentos y, mejor todavía, con la puesta en juego de esos argumentos, con el diseño de los mecanismos adecuados para narrarlo. El escritor que crea en su mente la imagen de un hombre viejo montado en un rocín, vestido de armadura oxidada y afrontando un molino de viento al que cree un gigante, está mucho más cerca de escribir el Quijote de la Mancha que el que dice: "¡Qué bueno escribir una historia de un tipo que se vuelve loco leyendo y se transforma en uno de los personajes de lo que lee!"

Y por cierto, Cervates se vio obligado a diseñar un mecanismo retórico nuevo para narrar esa historia: la novela moderna**.
__________

*A partir de Einstein, podría decirse algo similar de la física.
**He notado que, al final, siempre me gusta darme la razón.

6 comentarios:

fede dijo...

El otro día Pete E Peller, levantando una ceja, me dijo: "Las greguerías no se escriben con ideas, sino con asombros"

Idea dijo...

¿Deberé cambiar de nombre? La hermana de Idea Vilariño se llamaba Poema... es que me dejó usted pensando.
Pete es un genio, dígaselo, aunque tal vez lo sospeche.

fede dijo...

No es que lo sospeche: está seguro: no ve que fuma en pipa. Pero bueh: nadie es perfecto y a mí me gustan sus juegos ajenos a todo pragmatismo. Otra cosa: al final no me contó cuál es el secreto para no dormir nunca. Des pués de la piedra filosofal, ese secreto es mi principal anhelo.

Carolingio dijo...

Con lo lindo que es dormir, ud quiere evitarlo!

Todos los hermanos Vilariño tenian nombres hermosos y significativos: Alma, Azul, Poema, Idea y Numen. Esto a causa de la ideologia libertaria y la inclinacion hacia la poesia de parte del padre, Leandro Vilariño.

LUC dijo...

Una duda ¿qué son las palabras si no ideas?

"Flatus vocis", dijeron algunos, perdonen la grosería. Pero incluso la forma entraña una idea. La idea misma, el "eidos" está ligado a la forma.

Perdónennos pero pese a lo que dijo el más maravilloso de los malditos no son las palabras lo necesario. Sino la necesidad de decirlas las palabras y lo que se diga son las ideas. La inclinación a decirlas es el verdadero motor de un poema.

Cada poeta roba una manzana del jardín de las ideas. No es la manzana en sí, ni cómo la ofrece a los comensales sino la necesidad de tomarla y ofrecerla lo que marca la diferencia.

¿Qué diría Arthurito, estaría de acuerdo, no es otra cosa que la Voluntad lo que marca la diferencia?

NOTA: No busquen coherencia en estos fragmentos. Los universalistas cómicos están exaltados y no se terminan de poner de acuerdo.

fede dijo...

Carolingio:

Es cuestión de gustos: o de elecciones. Dormir puede ser tentador, no se lo niego. Pero en la vigilia hay cosas que en el sueño no existen: los cuentos de Borges, los aromas, las gambetas de Messi, los sabores, la absurda tradición del mate, el tiempo, usted... (Yo no tengo la suerte de soñar con mis amigos)
Si mis horas están contadas, preferiría estar más tiempo de este lado, que me parece mucho más interesante que el otro.

Luc:

Creo que el problema radica en que definimos de diferente forma la palabra idea. Deme un tiempito para pensarlo: prometo volver sobre el tema. ¿Cómo le fue en el torneo de esgrima? Cuénteme que me interesa mucho. ¿Por qué no avisó con más tiempo así iba?