sábado, 5 de abril de 2008

SUSPICACIAS EN TORNO A UN VIRTUOSO



Niccolò Paganini era un tipo muy extraño. Nadie le niega que haya sido un verdadero virtuoso del violín, peeeero... Había cosas que daban que pensar. Para empezar, tenía una apariencia mefistofélica: era delgado, alto, de cara angulosa, mirada sombría y manos enormes, de dedos curvos y largas uñas. No se llevaba muy bien con la gente y era fama que un halo siniestro lo envolvía. Para colmo, solía decirse (quede esto entre nosotros) que había hecho un pacto con el mismo Diablo para conseguir su talento.

Por supuesto, todos estos hechos podrían ser explicados por cualquier sinvergüenza. Cualquiera de estos trasnochados podría afirmar, por ejemplo, que era tradicional atribuir convenios con el Maligno al primer tipo que pudiera tocar algo medianamente complejo sin sudar*. En especial, si se trataba de un violinista. Sobretodo, después de que a uno de ellos, un tal Tartini, se le ocurriera la poco feliz idea de dar a conocer que el Diablo le había dictado en un sueño su "Trino dil Diavolo", una de las piezas más famosas para este instrumento.

A partir de este punto, argumentar cualquier tontería se vuelve tentador. Para empezar, se puede decir que, simplemente, era flaco y feo. El tamaño enorme de sus manos, a su vez, bien podía tener una raíz genética. Muchas personas padecen de aracnodactilia, una enfermedad caracterizada, precisamente, por el crecimiento desproporcionado de las extremidades**; el propio Rachmaninoff padeció está enfermedad, que explicaría, de paso, cierta facilidad mecánica en la ejecución de un instrumento. Respecto a sus uñas: es imposible que las de la mano izquierda fueran largas, ya que le hubiera resultado imposible pisar correctamente las cuerdas del violín. En cambio, que las uñas de la mano derecha fueran largas (según estos pelafustanes) sería fácilmente explicable: Paganini fue también uno de los primeros compositores y concertistas de guitarra que registre la música. En cuanto a su mal humor (nos dirán), bien podría atribuírselo a su misantropía y, en lo que hace a su talento como violinista, a que se había quemado las cejas haciendo escalas.

Pero nosotros, por supuesto, no aceptamos tales paparruchadas... Obviamente, este sujeto vendió su alma al Diablo. Como sabemos, no existe otra manera de aprender a tocar el violín.
_______

*Recordemos acá, como al pasar, a Robert Johnson, el músico de blues que, era fama, había dado su alma a cambio de dominar su guitarra.

**Algunas personas llegan a tener manos de medio metro de largo.

8 comentarios:

fede dijo...

Hay quien dice que Paganini podía tocar cualquier pieza en una sola cuerda del violín. Quien dice que Dalí era capaz de dibujar un círculo perfecto de un sólo trazo. Y quien dice que Colón podía parar un huevo.
¡Qué curioso concepto del talento tienen las personas que creen que este tipo de comentarios es descriptivo de un genio, no?!

Carolingio dijo...

Tambien se cuenta del amigo Niccolo la siguiente anecdota: En un concierto, supongo a raiz de sus violentas interpretaciones, cortó una cuerda. Se dice que en el momento cambió todas las digitaciones para poder tocarlo con una cuerda menos.

Walter L. Doti dijo...

Escúcheme una cosa: Si en el primer párrafo agrega lo del talento y lo del tamaño de las uñas para evitar que me dé cuenta de que está tratando de describirme a mí, sepa que no lo ha logrado. Me siento profundamente injuriado y tomaré medidas en el asunto. (no use lo de las medidas para hacer un chiste)

fede dijo...

Carolingio:

Le doy la bienvenida y le doy las gracias por su comentario.
Me dio el pie para hacer otro que (por cuestiones temáticas y técnicas) quedó fuera: irónicamente, Paganini, tenía gran fama de avaro!!!

Walter:

Ya que lo menciona, debo recordarle que está debiendo tres cuotas en el Club de Maniseros y que, como presidente honorario, no puedo permitir tal cosa. Y no use este espacio para derimir menudencias personales.

fede dijo...

Caro(lingio):

Así que era usted. ¿Para que cambió de nombre? Yo ya tenía su credencial de lector número 1 y ahora tengo que hacerla de vuleta.
El día que entienda a las mujeres... ya no tendrá sentido la vida!

Un abrazo. (Todavía no me atrevo a decir beso: me da cosita, ¿vio?)

fede dijo...

Caro(lingio):

Tiene razón: se escribe Niccolò. Ahora voy y lo corrijo.

Un pedido. ¿No se puede poner Carolingia? Si recuerda nuestros debates anteriores notará que si usted firma con nombre masculino, podría generarme muchos PERjuicios al hacerme pasar por un hombre con muchos PREjuicios.

Por ejemplo, acabo de mandarle un beso a un tal Carolingio. Si yo no la conociera y leyera ese nombre, me haría la imagen de un gordo bigotudo. Y doy fe que no es así.

Carolingio dijo...

Jajajaja... Que me des la bienvenida a mi, miembra fundadora, fue una de las cosas mas divertidas que me paso esta semana... Necesito aclarar, para no dar TANTA lastima, que no fue de las mejores.

En cuanto a Carolingia:

El Imperio Carolingio (769-869) fue fundado por el rey de los francos, Carlomagno , que buscó una recuperación activa en los ámbitos políticos,religiosos y culturales del Imperio Romano. En el aspecto cultural el avance de Carlomagno fue la creación de escuelas y bibliotecas, y establecer un sistema de enseñanza.

La respuesta es NO. Va Carolingio como piña.

fede dijo...

Ta' bien, macho: no te calentés: saludo a los pibe'