jueves, 10 de abril de 2008

¿DE QUÉ SE TRATA TODO ESTO?



Entre más avanza el conocimiento del hombre sobre el mundo más evidente se vuelve el hecho incuestionable de que sólo existen dos maneras de enfrentarse a la vida: reir y llorar... Ninguna es superior a la otra moral o estéticamente. Se trata de una simple elección...
La escena ilustrativa pertenece a "Sueños de un seductor"

9 comentarios:

fede dijo...

1. La que hace de Schopenhauer no sé quién es.

2. El que hace de Groucho Marx es Walter (¿De dónde sacó esos lentes?)

3. La síntesis entre los dos es Woody Allen.

Idea dijo...

Reir y llorar son pues la misma cosa, la respuesta del hombre ante el abismo que es la vida, todo y nada al mismo tiempo.

Diego dijo...

El avance del comocimiento del hombre .....sera la globalizacion de nuestros sentidos? reir y llorar es como el amor y el odio se conjugan de manera fantastica, en mucho de los casos para hacernos quedar como idiotas.
Estaria bueno que evolucionemos exteriorizando nustros sentimientos de otras formas. llorar y reir es re-out. Propongamos ideas ya que vamos a vivir eternamente......

Carolingio dijo...

Que asco escuchar ese gallego hablando por la cara de Woody.

Me causo gracia la película en si y el pensar en los hombres que van de levante a ciertos "hechos o lugares culturales". Buenísimo. Nadie lo hizo, nadie lo admite. Pero que los hay, los hay.

fede dijo...

Fede:

No se haga el gracioso que le queda mal.

Idea:

Gracias por su visita. Prometo retribuírsela a la brevedad (miré un poquito pero no me pude quedar. ¿Esa que estaba desnuda en la pieza era usted? Si ese Goya no es novio suyo, no le crea que es por amor al arte... eso va a terminar muy mal)

Diego:

Pasaron tantos Diegos por acá que no sé si darle la bienvenida o no. Cuénteme después. Le agradezco su comentario. ¡Ojalá tenga razón y exista algo más que la risa y el llanto! Yo busqué por muchos lados y no vi ni jota. Avíseme si ve algo: no me quisiera ir de este baile sin verlo. Vuélvase cuando quiera.

Caro(lingio):

Vengo de preguntarle a Walter: "¿Queda muy feo ese doblaje?" "No", dice el otro (¡Estos racionalistas no entienden nada de lo que no se puede entender, qué cosa!) Pero la escena es buenísima: cada vez que la veo me río más.
Ahora: NO ME VENGA CON ESO DE QUE NO HAY MINAS QUE VAN DE LEVANTE A ESOS "HECHOS"...Yo las tengo bien junadas: boina, bolso tejido a mano, aroma pachuli (pongamos) No me versée: por cada vicio masculino hay un correlato femenino: hágase cargo!

fede dijo...

Consideraciones finales(?):

En el fondo, si me perdonan el giro dialéctico, todos somos la síntesis entre estas dos cosas; pero se trata de optar por una actitud general ante la vida.
Se me ocurren ahora algunos argumentos en pro de la risa:

1. Tanto la risa como el llanto son contagiosos. ¿No existe, por ende, una mayor nobleza en decidir contagiar la primera?

2. Sin importar si uno descubre que el mundo es lo que esta muchacha afirma, no hay ningún derecho, absolutamente ninguno a poner cara de culo.

3. El humor revela inteligencia, la tristeza, simplemente, un mal día.

4. El llanto es, por naturaleza, un gesto íntimo y la risa un acto público. El que ríe, seduce y atrapa al resto en un círculo virtuoso. El que llora, está condenado a la soledad y al temor.

5. La risa y el humor, provienen de la inteligencia, es decir, es ella (nosotros) la que actúa sobre el mundo. El llanto es resultado de la acción del mundo sobre nosostros. Ergo: llanto es resignación; risa es rebeldía.

Si el mundo es espantoso, si la muerte es real, sólo nos queda la resistencia y la valentía:

LA GUERRA ESTÁ PERDIDA, LA BATALLA NO.

Walter L. Doti dijo...

Fede e Idea: Reir o llorar es un falso dilema. No hay opción. (ver letra del tema "Nadie salva", de Leo García).

Diego: Con respecto a la globalización de los sentidos, ponga en youtube.com "prometheus evolución de los medios". Verá que profético ha sido en su pregunta.
Y enlazando esto con lo que dirijo a Fede y a Idea, en un mundo sin muerte no hará falta el llanto.

Fede: Magníficos argumentos los tuyos a favor de la risa. En serio. Brillante. De lo mejor que haz escrito. Hasta me convencen. El problema es que el llanto se nos (me) impone; no sé hasta qué punto es una decisión y no un sino. ¿Será este el principio de una escisión en la escuela atanatosófica?, ¿podemos hablar de atanatósofos alegres y atanatósofos tristes?

fede dijo...

Caro(lingio):

Estuve leyendo arriba: Caimos (o lo hice yo) en eso de los hombres esto, las mujeres aquello: muy aburrido... Vamos a salir antes de que empecemos a volvernos previsibles. El arquetipo del hombre me queda mal, prefiero ser yo y no defender estereotipos.

fede dijo...

Walter:

Alguien me dijo hace poco que yo era un tipo triste que contaba chistes. El llanto nos vence, es cierto. Pero a veces podemos vencerlo.