martes, 5 de agosto de 2008

ABRACADABRA


Siempre creí (sigo creyendo) que un truco de magia no está completo hasta que no nos dicen cómo se logra la ilusión. Hay quienes afirman que esta revelación aniquila la magia. Yo creo que ese riesgo no existe, porque la única magia posible, la única magia real, es puesta por nosotros, por nuestro deseo de suspender nuestra credulidad, de aceptar el artificio. ¿No están hartos del tipo de la segunda fila que se queja diciendo: “Mirá si la carta va a desaparecer en serio; es todo mentira: seguro que ese René Lavand se la mete en la manga”? ¿No están hartos de que ese tipo se sienta engañado, de que se sienta inteligente? ¿No están hartos, en fin, del cinismo? El cinismo es la prueba viviente de que nada va a lograr conmovernos si no permitimos que lo haga.

Quejarse de que Paul Newman use un doble, de que Lorca haya escrito “La casada infiel” siendo homosexual, de que el guitarrista estudie armonía en vez de aprender de oído, es no entender la magia.

Por supuesto, toda revelación es, también (bien ejercida) una forma de arte, un guiño a la inteligencia del espectador y todo exceso en el ocultamiento es una forma de mezquindad. Pienso ahora, por ejemplo, que pocas cosas me han conmovido y halagado tanto como saber (a su debido tiempo) el trabajo que se había tomado alguien para seducirme; los curiosos y, a veces, cándidos mecanismos que habían sido puestos en funcionamiento. ¡Y qué dulce el fruto de ese engaño!

19 comentarios:

Fede dijo...

Algunos tienen tanto miedo a que Dios no exista, que necesitan negar los milagros. A mi Dios, ni me va ni me viene.

Idea dijo...

Usted lo dijo bien: “todo exceso en el ocultamiento es una forma de mezquindad” – pero hay ocultamientos que no son excesivos, aquellos que no queremos que nos revelen, de esos milagros que lo son en tanto sigan sin tener una explicación.

Walter L. Doti dijo...

Odio el cinismo. Cuando me ponga cínico me avisa por favor.

Calderondelabarca dijo...

Coincido casi en todo.

Tengo una tía que se ocupa de notificar a sus sobrinos que los Reyes Magos no existen con una notita en los escarpines.
También me parece gratuito perseguir a la gente creyente con la cantinela que los están engañando , salvo que el Pastor le haya pedido las Sagradas Escrituras ( De la casa ).
Por eso remarcaría lo que Ud. señala acerca de " a su debido tiempo " . Hay un programa llamado "Los Secretos de la Magia" que me parece medio alcahuete, porque , de alguna manera, nos pone en conocimiento de trucos que algunos ya vimos, pero se caga- literalmente - en áquellos que todavía no lo han hecho.

Fede dijo...

Vuelvo sobre mis pasos. ¿La seducción es una forma de engaño? Se me ocurrió una idea interesante: Un hombre se enamora de una mujer a la que ve magnífica (¿por engaño del amor o porque realmente lo es? ¿Cuál es la diferencia? ¿Existe una diferencia?) Sintiéndose poco para esa mujer, decide cambiar; mejorar para tener chances de ser amado. Después sostiene (a fuerza de amor) ese engaño el resto de su vida. Hay quienes se anamoran así. La seducción es un engaño: el feliz engañado es uno.

nadie dijo...

*El cínico , no es que no se conmueva, es que no deja que lo vean.


*Si él la ve magnífica y ella no lo es, él es un imbécil que debería serguir con ella porque se merecen mutuamente.


* Todos los ardides utilizados para conseguir la atención de alguien , no hacen más que hablar mal de quién los pone en práctica. Debemos ser amados por lo que somos, nunca por lo que otros creen que somos , y quien deja que lo amen por lo que no es, creo yo que no merece ser amado, nos vemos en la obligación de advertir a quienes creen amarnos, de nuestros defectos, de nuestras virtudes , en definitiva de lo que nosostros creemos que somos , sea cierto o no. Pero premeditar para que nos amen, me resulta repugnante. Ahora que lo pienso, debe ser por eso que no me quieren ni los perros.

Perdón, es que vengo de la mancebía y me pongo un poco cínica.

Walter L. Doti dijo...

Calderón:
¿Por qué estaría mal descubrir a los chicos que los Reyes no existen?, ¿Por qué estaría mal tratar de disuadir a los creyentes de su fe?.
Me da la impresión de que actuamos así asumiendo el prejuicio del hombre de fe respecto a que no se puede ser feliz si no es creándonos un mundo de ilusión. Pero, una vez más, eso es platonismo.
Creo que el proselitismo ateo no es en ningún caso gratuito. Es querer para todos la buena nueva de que es posible la felicidad en este mundo material e imperfecto; que no son necesarios los seres imaginarios de ningún tipo para hallar sosiego.
Con la imaginación, con las presunciones de trasmundos, queremos salvaguardar nuestra sensibilidad incapacitada de digerir la verdad de las cosas. Pero no notamos que, así como con esta medicina desciende nuestro umbral de dolor, desciende también paralelamente nuestra capacidad de gozar de lo bueno.
Ateismo como práctica vivificante.

Calderondelabarca dijo...

Estimado Walter :

¿ Y cúal es el problema de querer salvaguardar a las sensibilidades incapacitadas de digerir la verdad de las cosas ?
Es verdad que puede descender, en ese caso, su capacidad de gozar de lo bueno. En forma paralela sí , pero no directamente proporcional.
Ese goce , esa seguridad que gana el creyente convencido - que los hay - lo libera de esa angustia paralizante de que nada vale la pena.Y creáme que eso es absolutamente más productivo que ver la nada al final del camino. Sea o no un placebo ¿ Que más da ?
Si para Ud. no son necesarios la creación de construcciones imaginarias....que obstáculo ve en que otras personas sí crean que lo son ?.Para ellos , la Fe sí tiene razón.
Gozar de lo bueno...no forma parte visceral de "lo bueno" para el creyente estar convencido que su vida tiene un sentido y analizar las cosas de una manera menos descarnada, menos angustiante y más ilusionada ? No vive mejor por eso ? O acaso un creyente deja de comer un asado , comprarse un auto o viajar por serlo ?
Ud. llama a eso Platonismo, como si fuera una venérea. No lo es.

En cuanto a los Reyes, admitido que fuere que resultan también una Convención ,también es cierto que la gran mayoría de la gente recuerda esas fechas de su niñez como algo bueno. Y es por eso que, cuando son padres, preservan ese ritual para sus hijos.
El mundo constantemente se alimenta de ficciones para sobrevivir : a las inofensivas dejémoslas como están.

Le mando un abrazo !

Fede dijo...

Nadie:

A lo que me refería es a que uno a veces cree estar fingiendo y en realidad está cambiando. Un gran amor siempre nos modifica y algunas personas siempre cambian para bien.

Se vemo'

Walter L. Doti dijo...

Calderón:
Se equivoca al pensar que el platonismo es una ficción inofensiva. Se trata de una filosofía negadora (o despreciadora, si prefiere) del único aspecto de lo real: el mundo concreto y material.
No hablaría de los lineamientos de esta doctrina como una venerea, pues hay venereas que se curan fácilmente. El platonismo es mucho peor que una enfermedad de transmisión sexual. Es una enfermedad hereditaria que ha imposibilitado a generaciones enteras la aceptación del cuerpo, de la materialidad; ha sido el fundamento del límite a la capacidad de desarrollo personal; ha parido hijos múltiples y deformes: parió a la culpa; parió a la marginalidad que se escapa del modelo, de la idea. Engendró también la imposibilidad de asumir la libertad individual, la consolidación del propio destino en la base de la responsabilidad en cada caso propia. Es madre y padre de la frustración, de la inmovilidad por la frustración; de la idea errónea que ve en los valores otra cosa que perspectivas acordadas. De la negación del impulso vital.
Se invierte la causalidad real al pensar que las soluciones mágicas surgen por la debilidad del espíritu. Pues es la debilidad del espíritu el producto de siglos de reblandamiento a causa de la pereza mental que lleva a soluciones mágicas. Y se cae en un falso dilema al pensar que asesinado Dios se pierde el sentido, el horizonte. O Dios o nada, el nihilismo decadente, piensa el creyente. Y se olvida el creyente de que la vía media se asfalta a través de la constitución de objetivos provisionales, de la construcción de sentidos personales que abren las puertas al valiente querer, dejando afuera al cobarde deber.
Muchos han dejado de comer el asado de la vida. El que escupió la carne fue Platón.

Idea dijo...

Walter, si bien coincido con muchas de las afirmaciones que usted ha hecho, me permito discrepar en lo siguiente. Nunca una doctrina puede ser responsable per se de todo lo que usted enumera. Una doctrina es un conjunto de ideas, luego, los hombres o las mujeres las incorporan a su saber y en nombre de las ideas actúan de tal o cual manera. Darle a una doctrina el valor de “enfermedad” creo es un error, acaso el hombre que no pudiendo desarrollar su pensamiento más allá de las ideas que le han sido propuestas, recurre a la fe una vez agotados sus recursos intelectuales. Lo peligroso al fin no son las ideas sino como actuamos excusándonos en ellas.

Calderondelabarca dijo...

Yo reduje al Platonismo sólo a las expresiones que personalmente vertí y que Ud. calificó como tales. Me imagino que habrá muchísimas más aplicaciones de esta concepción que podrán ser , según el caso , más o menos nocivas para la Sociedad.
A partir de allí Ud hizo un cuadro enumerativo de las consecuencias del Platonismo ( término que Ud. introdujo ) en la evolución de la humanidad : le sugeriría hacer un Post explicando él proceso por el cual esta concepción lleva en cada caso particular , a la producción de los resultados por Ud. descriptos , con los cuales podría eventualmente coincidir.
Sólo acoto que pareciera que no hubiera gente creyente capaz de proveerse de esos sentidos provisionales que Ud. describe para poder edificar en el mundo terreno. Que no hubiera creyentes Médicos , Biólogos , Ingenieros o Docentes que estén trabajando hoy, construyendo en el Mundo de los vivos , sin que su Fe les parezca algo incompatible.
Y aún los menos preparados saben que , salvo por paraguas políticos circunstanciales , si no laburan no morfan . El albañil sabe que podrá dejar juntitos los ladrillos y la mezcla, pero que si él no se mueve , ninguna providencia le hará la pared. Y cree !
Y acuérdese que si fuera por Ud., ni la rueda.

Ud. sabe que siempre fue muy sólido para debatir.Pero mis expresiones reflejaban una opinión personal, de la cual jamás imaginé que se derivase una cuestión en aguas tan pantanosas (Más para mí que para Ud.).

Y no soy creyente.

Saludos !

Walter L. Doti dijo...

Idea:
No estoy diciendo que el platonismo, en tanto combinación de palabras que pretende describir el mundo, tenga valor moral en sí mismo. Obviamente me refiero a que tomado éste como base metafísica de una cosmovisión, ha provocado consecuencias prácticas que han traido más beneficio que perjuicio a la humanidad. Y esto simplemente porque, si bien podemos decir que nadie puede dar cuenta acabada de cómo la realidad es, se vuelve demasiado evidente que no es como el platonismo (y sobre esta base, después, también el cristianismo) nos cuenta.
Se me dirá que esta es una opinión personal. Responderé que, a la vista del conocimiento actual, decir esto es insostenible.
Y es curiosa la asociación a la idea de enfermedad, pero sin embargo no tan desubicada. En el último capítulo de "El gen egoísta", libro de biología evolutiva en el que se sostuvo por primera vez que la unidad de la evolución no eran las especies sino el gen, Richard Dawkins habla de un concepto nuevo por entonces: Los MEME´S. Un MEME es una unidad mínima de conocimiento que, según Dawkins, se reproduce siguiendo el mismo patrón que los virus utilizan para reproducirse. En la base de esta hipótesis está la idea de que el conocimiento, la cultura, es un epifenómeno que surge de la complejidad en la interacción de sistemas biológicos a su vez complejos como son los cerebros. Es decir, que la separación entre lo natural y lo cultural sería artificiosa puesto que la cultura sería una manifestación más de la naturaleza y, como tal, respondería a sus mismas leyes.
El platonismo, entonces, se habría diseminado entre los hombres como una patología de contagio, como un verdadero virus. Así todos estaríamos enfermos de plato-cristianismo. Nietzsche se presentó como la vacuna.

Calderón:
No lo quiero tener en un juicio en mi contra. En una argumentación casi sin fisuras, encuentra siempre Ud. la filtración imperceptible (y si no existe, igual la señala, para que se hagan las revisiones del caso y todo el mundo dude de que allí haya o no un "ujerito")*
Respecto a la pantanosidad de las aguas, debo decir que muchas veces en las cuestiones que parecen más inocentes se encierran presupuestos poderosísimos. La labor del que aguijonea filosóficamente es justamente la de hacer ver que hay cuestiones que se dice que no se tematizan porque se dan por obvias, cuando en realidad son obvias porque no se tematizan.
Entiendo que la suya sea una opinión personal, pero mi intención es la de tratar de dejar al descubierto los cimientos de esa opinión y así poder evaluar si servirán para sostener la estructura de las intenciones sobre ella construidas. Por lo que manifiesta, Ud. brega por la posibilidad de las personas de ser felices, dejando de lado los medios que para ello utilicen ("...eso es absolutamente más productivo que ver la nada al final del camino. Sea o no un placebo ¿ Que más da ?."). Esa es también mi intención. Pero en lo que no coincidimos es la evaluación de los medios que se utilizan para ello.
Convendremos en que cada persona tiene derecho a elegir lo que mejor le plazca para la tranquilidad de su alma (suponiendo que la tranquilidad del alma sea un objetivo deseable). Yo sostengo que no se puede arribar a la fe a través de una elección: quien cree acepta, no elige. No evalúa ni considera argumentos: respeta e incorpora. Traga sin masticar. Y quienes se dedican a considerar argumentos teológicos no hacen más que especializarse en la realización de remiendos ad-hoc para salvaguardar las fantasías religiosas ante la contundencia de los hechos y las pruebas.
Por eso poner en cuestión las creencias no sólo no es gratuito, sino que es indispensable para permitir a las personas ejercer su libertad de elección, habitualmente trabada por la tradición y la cultura.
Me pide que explique cómo el platonismo ha generado consecuencias nocivas en cada caso. No estaría mal hacer este ejercicio, pero no es una actividad que competa a una consideración filosófica del asunto, siempre más abarcativa y general. Por otra parte, mucho más insistente y poderosamente Nietzsche ha agotado esta cuestión en sus libros.
Es interesante el aporte que Ud. hace respecto a que sería posible compatibilizar el vislumbre de una finalidad última y trascendente para la vida con la determinación de objetivos prácticos. Coincido en que hay quienes se fijan metas realizables al tiempo que anudan las finalidades en la consecusión de una vida eterna. Pero según mi ver lo hacen `a pesar de´ más que `en compatibilidad con´. Ese objetivo último es siempre restrictivo; coloca límites y trabas a los otros fines pequeños, provisionales y realizables.
Por último, me parece entrever en sus declaraciones una tensión entre sus convicciones personales y la salvaguarda de las posiciones tomadas por personas a Ud. cercanas. ¿me equivoco en esta apreciación?.

Le confieso que me agrada sobremanera debatir con Ud., pues pone siempre el juego de la argumentación en una tensa intriga que es, en definitiva, lo que lo hace verdaderamente apasionante. Porque, como todos sabemos, el placer de todo lo que decimos no está dado tanto por la resolución de las cuestiones, con el arribo a la verdad, con el develamiento del truco, como por la magia del misterio. (Jejejeje)

En serio, ¡así sí vale la pena todo este asunto del blog!

*Entiéndase esto como un halago a su capacidad argumentativa y como un chiste al final.

Walter L. Doti dijo...

Fe de errata:

Donde dice: "Obviamente me refiero a que tomado éste como base metafísica de una cosmovisión, ha provocado consecuencias prácticas que han traido más beneficio que perjuicio a la humanidad."

Debe decir: "Obviamente me refiero a que tomado éste como base metafísica de una cosmovisión, ha provocado consecuencias prácticas que han traido más PERJUICIO que BENEFICIO a la humanidad."

Ah, y antes de que lo digan, considero que la idea de "acto fallido" es una gilada.

Fede dijo...

Filosofía... ¡Puaj! ¿A qué hora vienen las chicas?

Nietzsche dijo...

"¿A qué hora vienen las chicas?" ¿A qué hora piensa ir a buscarlas?

Darth Tater dijo...

Oiga Fede, ¿así de intensos son todos los filósofos o es el efecto del mate el que los pone así? Creo que el chile no tiene los mismos efectos...

Darth Tater dijo...

Por cierto, no dije que yo también creo en el amor a primera vista y que ese juego de la seducción nunca se me dio muy bien, tal vez por haber visto demasiadas películas gringas? No sé.

Fede dijo...

Darth:

Es cierto. Preguntarle a un gringo de amor es como preguntarle a un espartano.