lunes, 21 de julio de 2008

EL IMPERATIVO MORAL



Memorable secuencia de "Delitos y faltas" de Woody Allen. Un moderno Hamlet duda en la ejecución, no ya de una venganza, sino de un crimen espantoso con el que busca salvaguardar su reputación. Su cuestionamiento moral lo va a llevar al recuerdo de su infancia; el condicionamiento moral y religioso y el mandato paterno*. Una gran interpretación de Martin Landeau y un guión excepcional, que sólo Woody Allen podría haber escrito.

¿Por qué ese imperativo moral funciona sólo a veces? ¿Por qué, ante determinadas circunstancias, nos burlamos de él sin culpa y en otras somos sus esclavos aunque sepamos que su predominio es absurdo?

¿Siempre sabemos lo que debemos y no debemos hacer? ¿Existe un mandato natural, suprahumano, que esté por encima de toda convención humana, o nuestra moral es sólo un conjunto de normas más o menos arbitrarias, volubles a las nuevas modas culturales?

Con el tiempo, lo viejo deviene en nuevo” afirmaban los antiguos griegos, que tantas veces fueron más modernos que los modernos… ¿Lo inmoral, con el tiempo, puede devenir, también en moral? ¿Cuántos de nosotros hemos ardido en la pira de Salem, heridos por una culpa que otros hombres juzgarían absurda? ¿Cuántos dormimos tranquilamente en la noche después de haber hecho algo inconfesable?
__________
*A diferencia del Hamlet de Shakespeare (que no fue el primero, ni va a ser, como vemos, el último) el fantasma del padre es plural; es un diálogo entre el imperativo moral, la voluntad de poder y el escepticismo, esa engreída suspensión de la incertidumbre. La razón es simple: en el mundo de Shakespeare Dios gozaba, todavía, de buena salud. Después, el hombre lo transformó en una idea, en un deseo o en el politeísmo, en el que Dios era todo; es decir, poco menos que nada... Y después vino Nietzsche.

14 comentarios:

Fede dijo...

YHVH

(40.000 adC - ¿1.878?)

Idea dijo...

¡Qué temas plantea usted, así, como al pasar!
Yo no creo que haya un imperativo moral más allá de nosotros, no creo que la vida sea justa, ni que sobrevendrá una justicia divina que castigará nuestros pecados. Creo, como usted dice que nuestra moral está expuesta a las modas y que efectivamente es posible que lo que hoy no sea ético mañana lo será. Lo trágico o lo complejo de esto es que en última instancia somos responsables únicos de nuestros actos y es sólo con nosotros con quien debemos saldar cuentas.

Walter L. Doti dijo...

La piedra de toque de toda moral es la muerte. Todo lo que una cultura suponga que promueva la vida será considerado moral y todo lo que se direccione hacia la muerte, inmoral. Claro está, estas consideraciones varían con el tiempo y con el estado del conocimiento y, consecuentemente, varían también los imperativos.
Para todo lo demás, para todo lo que no se resuelva tan radicalmente, el posicionamiento es dictado por la conveniencia, en un balance lo más prolijo que se pueda entre la cesión de derechos y el beneficio personal.
El rigorismo es bueno sólo en los empleados de uno.

Walter L. Doti dijo...

Muy bueno el epitafio. ¡Genial como siempre! Ud. me cae bien. A ver cuando nos conocemos personalmente.

Ah, ¿y qué hizo que lo tiene tan atribulado?

Fede dijo...

Para todo lo demás está VISA.

No estoy tan seguro. En eso también me siento cerca de Friedrich: creo que la moral tiene que ver más con la muerte que con la vida. Renunciamos a mucho para que nos den la VISA y no sé si vale la pena. Renunciamos a mucho para merecer una buena reputación y decididamente no vale la pena. La única inmoralidad está en la hipocresía y en la cobardía. Sólo debería ser inmoral la mitad de las cosa que lo son. Unos optarían por una mitad y los otros por la otra; ni izquierda y derecha, ni creacionismo y evolucionismo, ni critianismo e islamismo: esa es la única diferencia ideológica real... Che: ya me perdí; eso significa que dije cualquier burrada: mejor, más materia de debate.

Ljn.- dijo...

.


y otra pregunta q se me plantea dps de leer tu post es: "somos esencialmente buenos, o sencialmente malos?
con cual de las dos corrientes comulga.
Yo, en relacion a lo q ud planteo, me inclino por el
"nuestra moral es sólo un conjunto de normas más o menos arbitrarias, volubles a las nuevas modas culturales"

saludos! chau chau!






.

Fede dijo...

Somos esencialmente volubles.

Eugenia dijo...

"No existen fenómenos morales, sino una interpretación moral de los fenómenos." Nadie podría haberlo dicho mejor que nuestro querido Friedrich.

Hasta qué punto esta influenciada por el marco socio-cultural y familiar la interpretación moral que nosotros le damos a los fenómenos? Mucho más de lo que imaginamos.
Coincido con Idea en cuanto a que nosotros somos los únicos responsables de nuestros actos y sólo tenemos que rendir cuentas ante nosotros mismos. Pero...en esa interpretación moral que parece propia y ante la que uno responde siempre aparecen resabios de otras morales impuestas por la familia, la sociedad, etc.
Creo que la salvación está en la permanente reflexión, la apertura mental hacia diferentes interpretaciones y la lucha constante contra esos fantasmas que tienden a aparecer permanentemente.

Besos.

Darth Tater dijo...

Hace poco tuve una confrontación con un historiador que sostenía que la ética y la moral son resultado de la época y la sociedad... y yo pensando que eran atemporales y que eran LA ética y LA moral...
p.d. ¿Yo Hoy Viajo Harto?

Darth Tater dijo...

p.d.2. ¿Delitos y Faltas es la misma que en México conocimos como Crímenes y Pecados? ¿es un delito igual que un crimen y una falta igual a un pecado?

Daniel Rico dijo...

Yo creo que la moral es innata, pero sus manifestaciones son histoicas. Por ejemplo, todas las sociedades tienen su tabu, pero este es distinto en cada una. En unas es un pecado espantoso el contacto con el cuerpo de un muerto, en otras es igual de espantoso no comerse los restos del familiar recién fallecido... me imagino el velorio: "para mi con papas por favor y la carne, termino medio"

Fede dijo...

Lo peor del endocanibalismo, estimado Rico, es que uno debe comer aquella parte del cuerpo en la que residía la principal virtud del muerto. De ahí, la proverbial soledad de los velorios de los hombres viriles.

Fede dijo...

Darth:

Sí, es la misma. Seguro que en inglés se llama "Moons of New York" ¿Por qué será esa costumbre de crear títulos para películas que ya lo tienen? ¿Por qué, además, esa pretención, tan común, de ser más poético que el propio autor?

Calderondelabarca dijo...

Ese conjunto de normas arbitrarias que es la moral alcanza cierto grado de objetividad cuando es receptado por esa disciplina imperfecta que es el Derecho Positivo.
Muchas veces en forma tardía, otras incompleta ; la Ley intenta transitar ese camino que recepta los nuevos contenidos morales. No siempre lo logra.