viernes, 4 de julio de 2008

DEL ARTE DEL BUEN GUSTO


....Soy víctima de mi predilección… ¿Quién me mandó a tener buen gusto? Por desgracia sólo he amado, sólo he podido amar, mujeres inolvidables. Por eso mi casa, que ya es muy chica de por sí, está habitada por los fantasmas de incontables mujeres que estorban mi camino a la cocina, mis poéticos retiros a mi modesto balcón, mis mundanas urgencias hacia al cuarto de baño…
....Son hermosas, no puedo negarlo pero son, también, tristes recuerdos, burlas amargas del pasado que nunca es tan feliz como lo pintan, aunque siempre se las arregla para lucir mejor que el presente. Supongo que la nostalgia es una gran seductora.
....¿Que cómo son ellas? Algunas, las más, guardan todavía el gesto del desprecio o el gesto maternal y acongojado del rechazo que es, incluso, más doloroso. Otras se pasean, como siempre, indiferentes, como si yo fuera el fantasma, sabiendo que yo soy el fantasma. Las menos, las que condescendieron a un gentil abrazo y al dulcísimo dolor del beso, se mueven desnudas por la casa (las muy desvergonzadas) haciendo gala de tesoros que hoy y siempre han sido ajenos.
....Está bien, lo admito: en el fondo todavía las quiero. Sólo una cosa no puedo perdonarles; no que se hayan ido, no que no hayan sido nunca, sino que se vuelvan tan crueles cuando una nueva ilusión de amor me arrastra a una y mil muertes… Entonces las veo reír groseramente y bailar por la casa con burlona lascivia…
....¿Que qué hago yo con todo eso? No mucho. A veces las ignoro, o finjo ignorarlas, pero es tan difícil… Los días alegres o indiferentes, les dedico algunos versos melancólicos que nunca leen. Los otros días, los terribles, una o dos lágrimas de vino…
Aloir...

14 comentarios:

fede dijo...

Si el ¿poema? fuera mío y no de Aloir, lo dedicaría a mis fantasmas... Lubrica, pero pudorosamente.

Onirica dijo...

todas te dejaron che?? todas son fantasmas???

Walter L. Doti dijo...

Yo también he amado a mujeres INOLVIDABLES. Cada vez que nos reunimos con mis amigos no dejan de acordarse de ellas y se ríen y se ríen.
La forma de eliminar los fantasmas de la casa no es llamando a los Ghostbusters, sino trayendo a una mujer real. De envidia nomás, las otras se retirarán inmediatamente. Vio como son las minas.

Gastón dijo...

Debo decir que me encantó el texto... Debo decir también que las mujeres de mi vida han sido muy amadas, y que rara vez las veo más que en sueños o pesadilla... Aunque hay una a la que siempre espero de vuelta.

Intentaré leer los demás post, pero estoy seguro que el blog se me perderá en la inmensidad de este mundo. Buscaré volver, memorizaré el camino.

Idea dijo...

Sabe, usted debería invitar más seguido a ese colaborador suyo, su prosa siempre es entrañable y contundente, y lejos de ocultarse detrás de los cristales empañados, expone su alma y sus secretos sin falsos pudores - como hacen los valientes - al implacable escrutinio de sus ávidos lectores. Si lo ve, mándele cariños de mi parte.

Carolingio dijo...

Aluá:

No es para menospreciar tu sentimiento, pero todo el que ama destina ese amor a un ser que se vuelve inolvidable. Que alcanza la inmortalidad en nuestro sentir.

A veces me parece incluso que seguimos conservado siempre un poco del sentimiento, aunque sea un poquitito de ese amor inicial.

Suele atacar con fuerza a veces, a ciertas horas, en ciertos sitios.

Saludos a Fede.

fede dijo...

Onírica:

Bueno, la mayoría sí, como a todo el mundo. ¿O acaso usted tiene la suerte de que se hayan quedado todos? Si es así, cuénteme cómo se hace.


Walter:

Siempre la misma historia con usted. Cambie el libreto, che. Además, no le creo que todas furan risibles. Alguna le deben haber envidiado.


Gasón:

Gracias por su visita iniciática...
Seguraente este sitio se perderá, como todo se pierde. Pero usted, siga amándolas.


Carolingio:

Posiblemente Aloir participe de la creencia de que la poesía debe partir de lo particular para elevarse a lo universal... Es posible que hasta sea un poeta.

Alexis Socco dijo...

Riola / Aloir: cursi, me suena a 'Tu Fantasma' de Silvio Rodríguez.

Me decido a tararearte todo lo que se te extraña
desde el siglo en que partiste hasta el largo día de hoy.
Me acompaño de guitarra porque yo no sé de cartas
y, además, ya tú conoces que ella va donde yo voy.

Lo único que me consuela es que uso dos almohadas
y que ya no me torturo cuando te hago trasnochar.
Otro alivio es que en su árbol los pajaritos de alba
siguen ensayando el coro con que te bienvenirán.

El teléfono persiste en coleccionar absurdos.
Embromarme sigue siendo un deporte universal.
Y la puerta está comida donde la ha golpeado el mundo
—cuando menos una buena parte de la humanidad—.

El cine de enamorados tuvo un par de buenas pistas,
nuestro cabaret privado sigue activo por su bar.
Se nos sigue desangrando la llave de la cocina
y yo sigo sin canciones, habiendo necesidad.

Pueden ser casualidades u otras rarezas que pasan,
pero donde quiera que ando todo me conduce a ti.
Especialmente la casa me resulta insoportable
cuando desde sus rincones te abalanzas sobre mí.

No exagero si te cuento que le hablo a tu fantasma,
que le solicito agua y hasta el buche de café.
En días graves le he pedido masajes para mi espalda
(los peores ni te cuento, porque no vas a creer).

Hay días que en tu sacrificio acaricio tu fantasma,
pero donde iba el delirio no oigo tu respiración.
Siempre termino en lo mismo: asesino tu fantasma
y la diana me sorprende recostado en el balcón.

Ya no sé si lo que digo realmente nos hace falta.
Hoy no es día inteligente y no sé ir más allá.
Pero cuando puedas vuelve porque acecha tu fantasma
jugando a las escondidas y yo estoy muy viejo ya.

nadie dijo...

Una suerte, el haber amado, (comprendido), a varias mujeres.

Pero por favor, no las mate, no les quite la posibilidad de arrepentirse.

fede dijo...

Che... Silvio escribió cosas mejores.

Darth Tater dijo...

Qué linda pintura puso... son lindas las señoritas ¡y éso que ya son centenarias!

fede dijo...

Gracias Darth, pero fue más difícil pintarlo que elegirlo... aunque no lo parezca.

fede dijo...

Es curioso que nadie haya denunciado la afinidad estilística de este post con cierta página de Girondo:

"No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija."

Quizás esa afinidad sólo existe para mí... Quizás el mundo de la literatura es tan amplio que el temor al plagio sea tan ingenuo (o sobrebio como el afán de innovación.

Ciao, amici!

Fede dijo...

Tres años después, me encuentro diciéndole a alguien: "Elijo tan bien que nunca me dan bola"