domingo, 2 de agosto de 2009

ELEGANCIA


No creo, ni voy a creer nunca, que la elegancia sea algo dado. La elegancia es una impostura, en fin, un artificio, y, como todo artificio, requiere de inteligencia y talento para llegar a buen puerto. Eso es todo. No existe ningún otro secreto. Wilde, si se me permite citarlo por enésima vez, escribió por ahí que descreía de la naturalidad, que sólo los estúpidos eran naturalmente estúpidos. "El encanto", sentenciaba, "consiste en ser absolutamente artificial." Pero, por supuesto, esta artificilidad propuesta por Wilde, debía y debe pasar desapercibida, puesto que la elegancia es una de las formas más sutiles de la seducción. Quizás, no consista más que en ejercer el buen gusto con un sobrio histrionismo.

7 comentarios:

Fede dijo...

Chupate esa mandarina

Lutsek dijo...

Tema interesante. Aunque la elegancia como la belleza creo que tiene cierto relativismo con respecto al que la valora. Pero aceptando que haya algunas constantes coincido plenamente en que se aprende o se la consigue mediante un esfuerzo ya sea económico o de otra índole.

Un abrazo.

Daniel Rico dijo...

Me puse mi pantalon nevado, mi chaleco de paño ocre, tiradores negros y camisa blanca, me mire al espejo y pregunte ¿que es elegancia? y el espejo me respondio : elegancia eres tu.

Luzdeana dijo...

Parece que mi comentario anterior no quedó.
Bueno, leí tus últimos posteos y te decía que siempre es un placer leer tus reflexiones partiendo de cualquier cosa, las más disímiles. Reflejan una mirada aguda y personal en un lenguaje accesible y con la extensión justa.
Será que mi comentario carece de la ironía necesaria para incluirse aquí? Son mis limitaciones...
Saludos, don Fede.

Fede dijo...

Gracias a todos.

Luz:

No se persiga que se va a alcanzar. Nunca borré un comentario y me alegra recibirlos.
Tengo pendiente dejar alguno en su blog.

Adieu.

boteyero dijo...

la mona,por mas que se vista de seda;mona queda.

Luzdeana dijo...

Jajaja.. Nunca pensé que usted lo podía borrar, no tengo ese concepto de ud. Pero por algún misterio tecnológico mi primer comment nunca salió publicado.
Si creyera que usted me va a borrar, NI LOCA LE VUELVO A COMENTAR, por más admiración que le siga teniendo.
Una también tiene su dignidad, no vaya a creer.
Jejejee...
Nada se ve tan vulgar como alguien que visiblemente se esfuerza por parecer elegante.