miércoles, 17 de junio de 2009

POR LA BOCA MUERE

(Una bitácora imprevista o diario de un literato ocioso)

17/6/09:

Diccionario:

Seguramente el lector habrá sido testigo infinidad de veces de la siguiente situación: un reconocido orador, haciendo gala de su enorme prosapia, deja caer como al pasar una palabra inusual y de significado oscuro. Su interlocutor, apabullado, interrumpe al conspicuo orador exigiéndole la definición de la palabra en cuestión. El incoado se muestra incapaz de definirla y cae en el descrédito de todos los presentes.

Ahora bien, leo lo escrito hasta acá y me pregunto: ¿Soy capaz yo o lo será alguno de mis lectores, de definir las palabras "prosapia", "apabullado", "conspicuo" e "incoado"? Y yendo incluso más lejos: ¿Somos capaces de definir alguna de las palabras que usé o, acaso cualquier palabra? En fin: ¿Tienen las palabras un significado?


18/6/09

Juego del lenguaje:

¿Y se saben ese del tipo que es corregido por usar mal una palabra y que se queja diciendo: "Usted se queda en cuestiones semánticas." Uno quisiera responderle: "Es que el mundo es una cuestión semántica"


Rare explanation:

Russell creía que las palabras eran "designadores rígidos"; una suerte de etiquetas mentales que les poníamos a las cosas. El problema (a mi modesto entender) es que estas etiquetas suponen un mundo muy estático. Deberíamos pensar en un esquema más dinámico, en una suerte de designadores no-tan-rígidos, actualizables y falibles. Aunque así nos queda todavía el problema de qué es un objeto.


"Ser" es un sustantivo, "soy", un verbo:

Y si no hay significados ¿no será porque, al fin de cuentas, no hay una sustancialidad? Y en un mundo sin sustancias, en el cual lo que llamamos ser no es más que lo que sucede, ¿no deberíamos aplicarnos a una nueva metafísica no ontológica, es decir, a una metafísica de lo que sucede y no de los entes?


La mostaza no existe:

Joseph K y Rudolph Y se reunen en el comedor de la fábrica a almorzar. Joseph, se demora en la lectura de un frasco de mostaza. Rudolph le pregunta si pasa algo malo, a lo que Joseph responde, leyendo la etiqueta del frasco:

Joseph: -"Ingredientes: mayonesa y kétchup"
Rudolph: -¿Y qué con eso?

Joseph toma los frascos de mayonesa y de kétchup y lee respectivamente:

Joseph: -Mayonesa: "Ingredientes: mostaza y kétchup" Kétchup: "mayonesa y mostaza"
Rudolph: -Je, je...
Joseph: -La mostaza no existe... Ni la mayonesa, ni el kétchup...
Rudolph: -(apabullado) Mmm... ¡Me cago en Aristóteles!


19/6/09

¡Estos bolivianos!:

¿No han tenido nunca la sensación de que damos por consabidas cosas que son contrasentidos? ¿Qué es eso de que la excepción confirma la regla? Lo que demuestra la excepción es la invalidez de la regla. Imaginemos un conjunto que incluya a Argentina, Brasil, Uruguay y Bolivia. Imaginemos que se nos describe como: "x tal que x, pertenece al conjunto de países sudamericanos que ganaron mundiales de fútbol". "¿Y Bolivia?" Pregunta el alumno del último banco (siempre es el del último banco) "Bolivia es la excepción que confirma la regla"


Décima:

Termino con esa décima de Nicolás Fernández de Moratín, que siempre me pareció tan graciosa*:


Asombróse un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supieran hablar francés.
Arte diabólica es,
dijo torciendo el mostacho,
que para hablar en gabacho,
un fidalgo en Portugal,
llega a viejo y lo habla mal
y aquí, lo parla un muchacho.

______________
*La locución "humor inteligente" ¿Es un pleonasmo?


5 comentarios:

Nostradamus dijo...

¿Cuánto que alguien va a mencionar a W1 y W2?

vfedor dijo...

las palabras son arbitrariedades. más que significados, tienen convenciones que la avalan

Luzdeana dijo...

Parece que coincido con el post anterior. Los significados son orientativos, y están teñidos de todos los factores que rodean a la emisión de la palabra más los que rodean al receptor, incluida su historia. Y también la del emisor. O sea, diga usted lo que quiera, que yo escucho lo que a mí me parece. Más o menos así pero no tanto.

Walter L. Doti dijo...

Wikipedia explica lo de la excepción y la regla: se trata de la deformación de una sentencia jurídica que habla de que, el hecho de que exista una excepción, implica la existencia previa de una regla. Sería, en rigor, algo así como: "la excepción que confirma que hay regla"

vfedor dijo...

pessoa decía "el hombre es la excepción de una regla que no existe"