domingo, 11 de enero de 2009

LAMARCKISMO DE INDIAS


Mi padre solía afirmar que las personas con tendencia genética a la glotonería podían ser reconocidas inmediatamente por una característica físico-morfológica: invariablemente, según datos estadísticos a los que hacía referencia pero nunca reveló, estas personas presentarían una curvatura en el índice de su mano hábil (dedo que tendería a proyectar su punta hacia el centro de la mano, cual si quisiese usurpar el sitio que natura planeó para su dedo adlátere).

La explicación de esta anomalía, de acuerdo a los dichos de mi progenitor, se debía al frecuente uso de este dedo en la meticulosa extracción de los residuos azucarados de los bols y ollas, provenientes de la elaboración de tortas y símiles.

Esta teoría, cuya veracidad quedará a juicio de los científicos, era expresada por mi padre toda vez que acometíamos esta práctica poco higiénica. Yo, solamente cumplo con mi deber de ciudadano al elevar este informe abierto de divulgación.

5 comentarios:

Fede dijo...

Envié este informe al CONICET, sin recibir respuesta.

Idea dijo...

Che, no hay derecho!!! ¿Porqué tenía que delatarnos de esa manera? ¿No alcanzaba con que ya supieran que uno era extraterrestre?

Walter L. Doti dijo...

Mis dedos meñiques son decidídamente cónicos: ¿estará esto relacionado con mi costumbre de urgarme el oído?

Carolina dijo...

me abstengo

Fede dijo...

Idea:

Al que nace barrigón...

PD: El chiste de los extraterrestres lo voy a entender yo sólo: se nos cayó una sota.


Walter:

Evidentemente. Del mismo modo que la alopecía en mi familia se explica por el uso del "cabezazo Liste", en el que se emplea el sector alto del frontal como zona de impacto en vez del arco superciliar.


Caro:

Lleva dos semanas absteniéndose. ¿Cómo se aguanta?