jueves, 26 de junio de 2008

MÚSICA Y DIALÉCTICA



Escrita desde el exilio por un poeta casi secreto, Julio Numhauser, amigo que sólo es capaz de mantenerse dialéctico hasta que llega el momento de cantar el amor por su tierra... ¿Será que amar es, precisamente, la absurda, la irracional, pretensión de no cambiar, de perpetuarse en el otro, de no morir nunca?

2 comentarios:

fede dijo...

Por lo visto el sortilegio no funcionó... Quizás sea mejor así; después de todo, ¿habrá algo, fuera del amor, de lo que valga la pena hablar?

Idea dijo...

No, no lo hay, porque todo, absolutamente todo, nos remite a él.