lunes, 31 de marzo de 2008

TIEMPO ERA EL DE ANTES


BERNA, SUIZA. (Enviado especial) El caso ha generado gran conmoción en toda Europa, por lo que, es muy posible, obtenga poco o nulo interés en nuestro país, más afín a los chismes, los devenires monetarios y las gestas deportivas. El, ya por estos días, ilustre suizo, Sankt Spiess, ha recibido una terrible reprimenda jaculatoria por parte del Prof. Gerhart von Spiegel, a raíz de su promisorio invento. Para actualizar al lector, si es que, a esta altura de los acontecimientos, es preciso hacerlo, recordaremos que el señor Spiess, como todo suizo que se precie, es un relojero de renombre y que, según sus declaraciones “amaneció cierto día con la certeza de haber realizado un descubrimiento de enormes proporciones”. Sí, señor, como usted ya debe haber adivinado, Sankt Spiess, no es otro sino el creador del sencillo, pero no poco efectivo sistema del aletargamiento temporal. Como recordará el lector, este procedimiento, consistente en hacer funcionar con mayor lentitud los relojes de todo Suiza, lo que ha traído consigo el crecimiento inmediato del nivel medio de vida de los suizos, ya que estos, acostumbrados a vivir a pies juntillas al tiempo como a una mera realidad mecánica devenida de sus relojes, han adecuado su existencia a una nueva cronología. Así, hay ya suizos que, habiendo alcanzado los cien años de edad, se niegan ha envejecer a ritmo del resto de Europa. “¿Por qué habría de envejecer o morir a ritmo de un francés o un búlgaro”, se preguntan, y con razón, los más estrictos caballeros suizos, “se trata incluso de una cuestión de hondas implicancias patrióticas”, afirman otros a su vez, “¿Debería yo confiar más en un reloj británico o (¡qué horror al sólo pensarlo!) en uno español?” Y dicen al fin: “¡No señor, si mi reloj nacional dice que han pasado sólo ciento treinta y un mil cuatrocientas veintiséis horas, diecisiete minutos y cuarenta y tres segundos desde que he cumplido veintidós, es mi deber ciudadano el representar una absoluta lozanía que condiga con la exacta figura de un caballero de poco más de treinta y siete años de edad”, me dijo el otro día un más que respetado banquero ginebrino, haciendo uso de una aritmética implacable. Pero lo cierto es que todo genio, y Spiess no habría de ser la excepción, tiene su detractor. Este ha surgido en Alemania, encarnándose en un no menos prestigioso filósofo, el Prof. Gerhart Spiegel, quien, como todo alemán que se precie, es idealista y candidato al Nobel, el cual no ha recibido todavía porque "todavía-es-muy-joven". A este profesor debemos trabajos como el renombrado “Comte ist ein Imbezill”, título traducido por nuestros catedráticos como “Comte se equivoca”, entre otras publicaciones de fama mundial. Según Spiegel, Spiess “se equivoca en sus apreciaciones, además de ser mujeriego y proclive a la bebida, pues”, según sus recientes dichos, “de poco serviría que uno viviese mil años si estuviese convencido de haber vivido unos míseros sesenta o setenta...” Lo cierto es que la discusión parece prometedora y trataremos de mantener al tanto a nuestros lectores de sus posibles implicancias.

CHAPEANDO


Otros se jactan de su pertenencia a las logias "masonas" o de los cargos que detentan en determinada organización de bien público. A continuación, para no ser menos, daré mi listado de chapas con carácter de Acta Notarial:



A los 31 días del mes de marzo de 2.008.


1. Co-fundador de la novedosa disciplina de la Atanatosofía y co-fundador de la Liga Atanatosófica Mundial, organizaciones que tienen como meta la obtención de la inmortlidad física, así como la concientización de la importancia de esta disciplina y la incentivación de su estudio a nivel mundial.


2. Co-fundador del Grupo Galván, que se ha impuesto la tarea de desarrollar un movimiento de índole cultural en la ciudad de Mar del Plata, promocionando, gestando y articulando diversas disciplinas como: Atanatosofía, Sindiásmica, Filosofía, Literatura, Humor, etc.


3. Miembro honorario de la Pléyade de La Sociedad de los Poetas Vivos, fundada por el presente acto, de la que participan varios escritores alrededor del globo, contando varios representantes en Argentina y España, quienes se han propuesto como único fin seguir escribiendo (que no es poco).


Fírmese, séllese y archívese.

domingo, 30 de marzo de 2008

EXPERIMENTO MUSICAL


....¿Cómo será tener oído absoluto? Si quisiéramos explicar en qué consiste, tendríamos que decir que, para el que lo posee, escuchar una pieza musical y captar su estructura formal son una misma cosa. Mozart no se detenía a pensar "¿esto es un "do" o un "fa"? del mismo modo en que nosotros no nos detenemos a pensar si algo es rojo o azul. El problema está en que nuestra educación auditiva no suele ser tan grande como la visual*. En este hecho radica el interés de este experimento: mientras nuestro oído escucha, nuestra vista sale en su ayuda, captando la estructura formal de la pieza. De esta promesa a su cumplimiento, querido lector, nada más lo separa un ligero click:
....PLAY**
______
*El antropólogo Nigel Barley, en su libro El antropólogo incente, cuenta cómo la tribu de los Dowayos, como muchas tribus que todavía viven en la edad de piedra, son incapaces de reconocer un objeto fotografiado: simplemente ven manchas de color, diseminadas de modo arbitrario sobre un pedazo de papel. Si bien esto no rebate el a priorismo de Kant, da que pensar ¿nocierto?
**La pieza musical en cuestión es la famosa "Toccata y fuga en Re menor" de J.S. Bach (BWV 565), más conocida por la gilada (me incluyo) como la música de "El fantasma de la ópera". 
...

viernes, 28 de marzo de 2008

HÁGASE MARXISTA

¡Hágase marxista y goce de la vida como Dios manda! ¡Tómese una buena sopa de ganso! ¡Vaya a las carreras y pierda hasta la vergüenza! ¡Viaje a Casablanca y pase una noche mágica en la ópera!

¡Ríase de este mundo absurdo, amigo, antes de que él empiece a reírse de usted!

¡Ya corrieron el telón: es hora de subir al escenario y demostrar que usted es otro actor en la comedia interminable!


¡La vida es una mierda! ¡La vida es una maravilla! ¡La vida ES!

¿EN EL LABERINTO?




"Atrapado como gato entre la leña", dice el refrán criollo. Pero nadie dice que el gato atrapado en la leña descubre sus garras, el límite de sus fuerzas, su insospechado valor y su amor por la vida.


La dificultad es fructífera; es una décima musa a la que no suele encomiarse lo suficiente. ¿Quién buscaría una salida de no existir un laberinto? ¿Quién crearía un laberinto si no tuviera la ilusión de que existe una salida, de que existe un orden al que todas las cosas responden? Otra vez, descubrimos que detrás del asunto, detrás de todo asunto, están el por qué y el para qué de todo. Si el universo fuese un laberinto, sería también un cosmos.


¡Ojalá el mundo sea un laberinto! ¡Ojalá Ariadna o Dios, o quién sea, nos espere en la puerta, tendiéndonos el hilo de nuestra salvación; de esa salvación sin la cual no tendría sentido matar a un millón de minotauros.


Un enigma presupone una solución. Todos los laberintos tienen una salida; aunque no la haya, aunque sea impensada: "De todo laberinto se sale hacia arriba."*


_________


*Leopoldo Marechal




jueves, 27 de marzo de 2008

LA SOMBRA DE MANZI


Transcribo una conversación que tuve hace dos o tres años con mi sobrino (M):

Yo -¿Qué querés ser cuando seas grande?

M -(A la defensiva, seguramente harto de la pregunta) ¿Y vos?

Yo -Yo cuando sea chico quiero ser escritor...

__________

"El niño que hay en mí", dijo, alguna vez, Homero Manzi, "quiere matar al adulto de mi niñez".

EL VELO DE MAYA

SIDDHARTHA: No trates de doblar la cuchara: eso es imposible. Nada más tratá de entender la verdad.

EL INICIADO: ¿Qué verdad?

SIDDHARTHA: No hay una cuchara.

EL INICIADO: ¿No hay cuchara?

SIDDHARTHA: ¿No ves que no es en la cuchara donde sucede, sino solamente en vos?

_______

Una nueva formulación para un viejo asombro. ¿Hay algo detrás de lo que vemos? ¿Hay un mundo sin un ojo que mire al mundo? ¿Es el hombre también una ilusión, "la sombra de un sueño", como escribió alguna vez Píndaro? Junto al árbol caído de Berkeley, espera el solitario arco iris nocturno de Ronnie Dio, perdido en la oscuridad, en la inexistencia. ¿No es, incluso, mejor esa imagen? ¿Porque, hay algo, acaso, que esté más cerca de ser una pura percepción que el color; una mera ilusión de nuestros sentidos que la noche elemental es capaz de robarnos en un instante?

martes, 25 de marzo de 2008

EL LIC PEYORATO Y EL MATRIMONIO

"Yo no tendría problema en casarme si eso no constituyera algún tipo de compromiso."

"Los orgasmos son como la ley del orsai; ninguna mujer casada sabe muy bien en qué consisten."

"Lo que destruye los matrimonios no es la infidelidad, sino los malos mentirosos."

"Llegar virgen al matrimonio es como no leer hasta saber cual es nuestro libro favorito."

"Digan lo que digan, eso de “hasta que la muerte los separe” es un llamamiento al uxoricidio."

"Nos hemos reunido aquí para festejar los cincuenta años del feliz matrimonio de nuestros anfitriones y para decirles que ya es hora de dejar de fingir."

"Yo estaría perdido si no me hubiese casado... El problema es que preferiría estarlo."

____

Extraído de su libro: "El matrimonio y otras formas del morbo"

ISABELLA, IO TI AMO!


La merma de asistencia al blog me ha dado la ilusión de la impunidad. Por eso me animo a lanzar el guante:

Los desafío a encontrar una sola imagen en que a Isabella Rossellini no se la vea, además de hermosa, elegante y misteriosa... Los desafío a explicar esa belleza y ese misterio... Los desafío a decirme que hay justicia o sensatez en aceptar que el tiempo y la muerte la corrompan...

Sí, ya sé que hay muchas mujeres lindas en el mundo; lo acepto y, por supuesto, lo celebro. Pero ninguna como ella. Ni siquiera su madre*, tan igual y tan distinta a la vez.

Y no me vengan con eso de que ustedes no tienen a alguien escondido por ahí, en ese extraño lugar en donde el deseo y la quimera se confunden. Si se atreve, lector, dígame su nombre antes de que desmonte de mi rocín, que "yo os haré jurar que jamás has visto a Isabella, que si visto la hubiéredes, yo sé que procuráderes no poneros en esta demanda, porque su vista os desengañará de que no ha habido ni puede haber belleza que con la suya compararse pueda...**"

_______

*Para los distraídos, Ingrid Bergman.

**Para los marcianos, "Don Quijote de la Mancha"

lunes, 24 de marzo de 2008

WHO IS IN FIRST?

Esta rutina es una de las más famosas de la comedia norteamericana. La vi hace muchos años y nunca se me había ocurrido buscarla en YouTube hasta que volví a verla hace poco por televisión. Espero que la disfruten tanto como yo.
¿Qué hubiera sido de la filosofía del lenguaje si hubiese sido escrita 100 años antes? ¡Quién lo sabe!
Bueno... si Quién lo sabe habría que ir a preguntarle, ¿no?

SOBRE LA ESCASEZ DE DRAGONES


Ayer me devolvieron un libro:
"Plan de evasión" de Bioy Casares. Rápidamente lo abrí y busqué una frase en la primer página que subrayé hace años: "Es cierto que él mismo ha reconocido que era un héroe totalmente inadecuado a las catástrofes que le ocurrían". Esta frase siempre me gustó mucho. De algún modo, esta sensación de ser el héroe inadecuado nos cabe a todos o casi a todos. Pasamos nuestras vidas adquiriendo o intentando adquirir habilidades y talentos que el mundo no va a valorar nunca. Ahí, quien quiso tocar el piano; allá, el que aprendió a hacer papiroflexia; más allá, el que escribe un blog... Todo eso en busca de aventuras que no se presentan; porque el mundo no espera pianistas ni gaviotas de papel, sino tenedores de libros, vendedores de autos usados y volantes de contención izquierdo.


"Chu ping-man", cuenta una antigua fábula china, "fue a Chili Yi para aprender el arte de cazar dragones. Estudió tres años y gastó casi toda su fortuna hasta conocer a fondo la materia. Pero había tan pocos dragones que Chu no encontró dónde ejercer su arte."


El mundo está desprovisto de aventuras y dragones y ahí estamos nosostos, esperando, impacientes, que se presenten. Martínez Estrada lo cantó con más belleza y nostalgia que nadie en su poema "Deseo":


Tentación de aventuras. La tierra engalanada
como para un torneo. Lo absurdo era el fracaso.
El corazón resuelto y audaz como una espada.
Yo era Belerofonte cabalgando en Pegaso.

Luego buscas estériles por valles y por lomas,
hacia lejanos cielos y mares y montañas;
en lugar de leones encontré palomas
y al fin me derrotaron, sin luchar, mis hazañas.


Pero no hay que perder la esperanza. Uno nunca sabe a la vuelta de qué esquina espera un dragón. Además las aventuras del amor y del conocimiento son ciertas. "Temo más a tus ojos que a veinte espadas" dijo el amigo Willy con la voz de Romeo, que sabía de qué hablaba.

miércoles, 19 de marzo de 2008

YO QUERÍA SER KUNG FU


Hace unos meses, mi costumbre inclaudicable de ir caminando a todas partes me hizo ganar el apodo de Kung Fu entre mis compañeros de trabajo. Esto me resultó muy intrigante... (¡Ah! Me olvidé de mencionarlo: cuando era chico, yo quería ser Kung Fu). ¿A qué se debe esta intriga? ¿Es esa curiosa simetría que se presentaba? No lo creo. Borges solía decir que a la realidad le agradaban las simetrías, pero yo soy un poco más escéptico que nuestro amigo Jorge; creo que, al contrario, es a nosotros a los que nos agrada encontrar simetrías en la realidad; si la realidad, si el universo, tuviera un orden (sea cuál fuera), nuestra existencia tendría un significado, un para qué. Pero, si esa simetría no era la cuestión, cuál era. ¿Por qué no podía dejar de pensar en mi viejo amigo? Vuelvo líneas arriba y creo encontrar la clave: "cuando era chico", escribí. ¿Cuánto tiempo llevaba sin pensar en cuando era chico? Posiblemente años. ¡Me cache en Dieu! ¿No será que pensar en el personaje de David Carradine es pensar, también, en los sueños de ese pibe que jugaba con una pelotita de tenis en la vereda de la vecina? Rememoremos... ¿Por qué quería ser Kung Fu? (La pregunta, por supuesto, es retórica. ¡Bien que sé la respuesta mejor que nadie!) De chico yo era muy, pero muy tímido y Kung Fu era un tipo callado y pacífico que pasaba siempre desapercibido... Pero eso sí: cuando se armaba la rosca, era capaz de "pelear como un tigre o un dragón" para proteger a las buenas personas y poner las cosas en su lugar; y entre esas cosas, por supuesto, estaba él mismo. Todos empezaban subestimándolo y, al final, el tipo demostraba ser un héroe. Y lo mejor de todo es que no había una dualidad entre el héroe y el hombre pusilánime que los demás veían, como pasaba con el Zorro y Diego de la Vega o Superman y Clark Kent. Ahí no había máscaras; el tipo se revelaba de una buena y definitiva vez ante el mundo en su verdadero valor. De ahí la necesidad argumental de que fuese un perpetuo viajero, puesto que esa revelación sólo podía darse una vez y el personaje carecía de inetrés sin ella. Entonces, ahí tenía mi respuesta: al fin de cuentas ¿cómo no iba a querer ser Kung Fu, si Kung Fu era yo? ¿Y quién no quiere ser yo (su yo personal, por supuesto y no el mío); revelarse ante el mundo como el yo que uno realmente siente ser y no el que los demás ven? ¿Quién no quiere ser Kung Fu?


¿Y Ud, querido lector, quién quería ser cuando era chico?

domingo, 16 de marzo de 2008

¡QUÉ DIFÍCIL EMPEZAR ALGO!


No hay peor cosa que empezar a hacer algo... La sensación de que la única posibilidad de que la nada se convierta en algo depende exclusivamente de uno es espantosa. No os confundáis, no hablo del sacrosanto temor del poeta ante la página en blanco. Tampoco del temor a que ese algo sea insustancial o estúpido, sino del temor a transformarse en actor; el espantoso temor de asumir la responsabilidad de ser; de ir a decirle a una mina que te gusta, de pedir patear el penal al minuto noventa y hasta de empezar a caminar porque el colectivo no viene... Y eso sin hablar de empezar a escribir, así, sin más ni más, resignándose a que las musas ya no vendrán, a que es uno el que debe ir por ellas.

Cada acto es agotador; la haraganería proviene de la absoluta comprensión de que hacer un güevo frito es casi imposible. Por eso mi amor a los verdaderos actores; a los que asumen su ser desesperadamente y se transforman en los verdaderos demiurgos del mundo (al menos del mío).

Sean bienvenidos al acto de arrojo de un verdadero haragán, de uno de esos de los que ya no se consigue.