lunes, 24 de marzo de 2008

SOBRE LA ESCASEZ DE DRAGONES


Ayer me devolvieron un libro:
"Plan de evasión" de Bioy Casares. Rápidamente lo abrí y busqué una frase en la primer página que subrayé hace años: "Es cierto que él mismo ha reconocido que era un héroe totalmente inadecuado a las catástrofes que le ocurrían". Esta frase siempre me gustó mucho. De algún modo, esta sensación de ser el héroe inadecuado nos cabe a todos o casi a todos. Pasamos nuestras vidas adquiriendo o intentando adquirir habilidades y talentos que el mundo no va a valorar nunca. Ahí, quien quiso tocar el piano; allá, el que aprendió a hacer papiroflexia; más allá, el que escribe un blog... Todo eso en busca de aventuras que no se presentan; porque el mundo no espera pianistas ni gaviotas de papel, sino tenedores de libros, vendedores de autos usados y volantes de contención izquierdo.


"Chu ping-man", cuenta una antigua fábula china, "fue a Chili Yi para aprender el arte de cazar dragones. Estudió tres años y gastó casi toda su fortuna hasta conocer a fondo la materia. Pero había tan pocos dragones que Chu no encontró dónde ejercer su arte."


El mundo está desprovisto de aventuras y dragones y ahí estamos nosostos, esperando, impacientes, que se presenten. Martínez Estrada lo cantó con más belleza y nostalgia que nadie en su poema "Deseo":


Tentación de aventuras. La tierra engalanada
como para un torneo. Lo absurdo era el fracaso.
El corazón resuelto y audaz como una espada.
Yo era Belerofonte cabalgando en Pegaso.

Luego buscas estériles por valles y por lomas,
hacia lejanos cielos y mares y montañas;
en lugar de leones encontré palomas
y al fin me derrotaron, sin luchar, mis hazañas.


Pero no hay que perder la esperanza. Uno nunca sabe a la vuelta de qué esquina espera un dragón. Además las aventuras del amor y del conocimiento son ciertas. "Temo más a tus ojos que a veinte espadas" dijo el amigo Willy con la voz de Romeo, que sabía de qué hablaba.

6 comentarios:

fede dijo...

Fede: nadie comentó este artículo porque es esperable. Lección 1: Si vas a escribir sobre lo que ya escribieron otros no lo hagas, encima, con el estilo de otro. Esto es muy Dolina, pero con el pequeño defecto de no ser de Dolina. Lección 2: A fin de cuentas, habla de lo mismo que el artículo anterior. Nadie se ríe dos veces del mismo chiste. Lección 3: Aprendé a escribir post y no "artículo", que pareces un viejo diciendo "taximetrero" en vez de "taxista".
¡Qué sea la última vez que tenga que levantarte un "0 COMENTARIOS"!
Un abrazo,
Doppelgaenger.

fede dijo...

Querido Doppelgaenger:
¡Usted no entiende nada!
No se da cuenta de que la ausencia de comentarios envuelve a este ARTÍCULO de una mayor aura de romanticismo. No se da cuenta de que, además, ese olvido termina por darle valor de verdad: Lo imposible de nuestras porfías, en gran medida, está dado por la dificultad de comprendernos los unos a los otros. ¿Acaso no hemos sido amados, usted y yo, por personas que nunca pudieron entendernos? No me culpe a mí por seguir intentándolo.
Y no insista: nunca va a convencerme de que detrás de su máscar de pragmatismo no se oculta, también, un espíritu poético y, acaso, ingenuo.
Gracias por levantar el "0".

Carolina dijo...

Que caso de esquizofrenia tan elaborada. Jajaja, me causo mucha gracia...

fede dijo...

Lo que pasa es que yo estoy medicado y él no. ¿O el que tomaba las pastillas era él? Bueh, no mi acordo.

Calderondelabarca dijo...

Animal mitólogico por antonomasia, el Dragón. Fastuoso , representado siempre bellísimamente. Pero de una inviabilidad biológica desilusionante , mezcla de pterodáctilo con termotanque. Me resigno a una heroicidad mas doméstica , como la de áquel que, deteniendo el reloj de la historia, procedió a restituir un libro. A cuál de los dos se lo devolvió ?

fede dijo...

Calderón: ¡Dragones eran los de antes! En cuanto a las historias de viajes en el tiempo, siempre presentan ese tipo de incomodidades. Pero nadie explota del todo su potencial humorístico. Por ejemplo (LÁPIDA):

MARTY MACFLY

1.965-1.743

(VIAJERO EN EL TIEMPO)