martes, 25 de marzo de 2008

ISABELLA, IO TI AMO!


La merma de asistencia al blog me ha dado la ilusión de la impunidad. Por eso me animo a lanzar el guante:

Los desafío a encontrar una sola imagen en que a Isabella Rossellini no se la vea, además de hermosa, elegante y misteriosa... Los desafío a explicar esa belleza y ese misterio... Los desafío a decirme que hay justicia o sensatez en aceptar que el tiempo y la muerte la corrompan...

Sí, ya sé que hay muchas mujeres lindas en el mundo; lo acepto y, por supuesto, lo celebro. Pero ninguna como ella. Ni siquiera su madre*, tan igual y tan distinta a la vez.

Y no me vengan con eso de que ustedes no tienen a alguien escondido por ahí, en ese extraño lugar en donde el deseo y la quimera se confunden. Si se atreve, lector, dígame su nombre antes de que desmonte de mi rocín, que "yo os haré jurar que jamás has visto a Isabella, que si visto la hubiéredes, yo sé que procuráderes no poneros en esta demanda, porque su vista os desengañará de que no ha habido ni puede haber belleza que con la suya compararse pueda...**"

_______

*Para los distraídos, Ingrid Bergman.

**Para los marcianos, "Don Quijote de la Mancha"

8 comentarios:

Luc dijo...

Mi primer inclinación con este post fue salir a buscar imágenes que me permitiesen contraargumentar ante su aserción. Pero después me dije: "¿qué estoy haciendo?" Me sentí como esos chicos que disfrutan de contarle a los otros peques que Papá Noel en realidad es el Ratón Pérez.
Lo dejo, mi estimado, que siga disfrutando de cuán brillante es el cielo desde su burbuja.

Atte. Luc.

Walter L. Doti dijo...

¿Qué ve uno en la mujer que ama?, ¿Por qué es capaz de morir o de matar por alguien que, observado con perspectiva unos años después, se nos vuelve groseramente común?. No dudo de la sinceridad de Federico al alabar a Doña Isabella, ni dudo tampoco de que, de poder poseerla, comenzaría inmediatamente después a percibir a la mujer imperfecta que Lucas deja traslucir que ve.
Tal vez se trate del influjo de la Voluntad, tal vez de un recurso ingenioso de nuestras biologías. No lo sé. Lo que sé es que cuando esta poderosa influencia sucede, se da el amor verdadero. No después, cuando la pareja se conoce y toma decisiones prudentes, con las pasiones encauzadas. Eso en todo caso puede ser el matromonio, pero no el amor. "Lo que siente no es amor, es apasionamiento", escuché muchas veces decir a los adultos descalificando el amor de los más jóvenes. Pues ese arrebato es el amor, esa incapacidad de pensar, de prever, de tomar la decisión "correcta", ese apuro, esa inconsciencia.
Gracias al cielo por ese engaño que de no existir me hubiera condenado a la virginidad.

Carolina dijo...

Disiento de ud., Señor Doti; Quizás mi opinión este emparentada con la inocencia, pero creo en el amor eterno. Y cuando hablo del amor quiero dejar en claro que hablo de esa sensación, de ese matar o morir y no del compartir muebles y/o recuerdos. Creo, y quiero creer, que se puede mantener aun después de corroborar la imperfección de la pareja.

Es cierto que en algún momento del enamoramiento uno empieza a entrever los defectos del otro. Pero en mi caso, cada vez que estuve enamorada, la mayoría de las imperfecciones del otro despertaron en mí una sensación muy parecida a la ternura, acrecentando mi amor y ejercitando mi paciencia.

No puedo hablar de matrimonio, porque no es algo que conozca. Pero creo que siempre, en todo ámbito, se pueden tomar decisiones más o menos prudentes dejando las pasiones seguir su curso desordenado. El día que me case espero hacerlo bajo esas condiciones, sin tener que resignar o hacer resignar al otro, la sensación más maravillosa de la vida.

Muy tierno su comentario, Lucas.

fede dijo...

Luc: hizo bien en reprimir ese impulso. Como dijo Oscar Wilde: "Hasta las cosas ciertas pueden ser probadas." Sin embargo, le escapó a decirme qué mina le gustaba a usted. En Walter (hombre casado) era esperable, pero de usted esperaba algún dato para buscar en google. Seguro que Isabella es más linda, pero el segundo puesto está vacante siempre.

Walter: no puedo responder sin revelar los mecanismos de la ficción, pero por ahí viene la mano. Sí puedo decir que creo que, como siempre (como siempre les pasa a todos y no sólo a usted), lo han malinterpretado. Si no me equivoco, usted no niega el amor, sino que no lo asume como algo dado en el mundo, sino como una creación cultural que requiere de un acto de fe para que funcione, como pasa, por ejemplo, con Dios o el arte.

Carolina: ¿Dónde andaba? Me alegra tener un comentario femenino en este artículo. Me alegra, también, saber de su sentir sobre el tema. (Confieso, avergonzado, que me la hacía un poco más cerebral. Sepa disculparme por ese prejuicio) ¿Cuándo podremos verla tocar? ¿Cuándo abriremos su perfil para encontrarnos con una grata sorpresa? No espere a que sea perfecto: quizás "sus imperfecciones nos despierten una sensación parecida a la ternura" y le ayuden demoler otros prejuicios a este gilastro (su seguro servidor)

¡Puf! ¡Cómo me hicieron escribir!

Carolina dijo...

La vuelta de la PC a mi casa explica mi pequeña ausencia y mi vuelta aquí.
Empiezo con las aclaraciones:

Lo que entendí del comentario de Walter no fue que negara el amor, sino la posibilidad del carácter perenne de este.

No creo que lo que afirme en el comentario anterior sobre el amor niegue que soy cerebral (considero que lo soy, suponiendo que tenemos el mismo concepto sobre lo que es serlo...) pero igualmente acepto las disculpas sobre sus prejuicios.

¿Cuándo abriremos su perfil para encontrarnos con una grata sorpresa?<---Pronto... ya me aprovecharé de la amabilidad de su Blog para publicitarlo.

En tanto a lo que se refiere a verme tocar, cuando sea le aviso. Ahora no tengo fecha, pero será pronto y estamos armando algo muy bueno. Se aceptan sugerencias del genero Tango...

fede dijo...

¡Por lo visto el que entendió mal fui yo! ¡Qué lástima! ¿Ahora con quién debato/peleo?
Ya que insiste, mi tango preferido es "Nostalgias". Habrá notado que tiene un pasaje en que la melodía es muy extraña: "desde mi triste soledad..." hasta que vuelve a la tónica. Yo sostengo que eso es imposible de tocar. No difícil: imposible. ¡Eso no puede responder a ninguna escala! Si ud lo logra, le prometo pagarle una vuelta en calesita. Eso sí: el helicoptero es para mí: ud tendrá que contentarse con la ambulncia o con uno de los caballos.
Espero su blog con impaciencia.

Carolina dijo...

Las notas de la parte que creo que dice (si lo pensamos en dom) son estas:

lab fa fa# sol do fa# sol do (bajo una octava) do re mib sol do do sol la do do re mib re do/ sol do

Asi que, en honor al canal utilizzzima: Hagalo ud mismo! igual pensamos incluirla en el repertorio, asi que si viene me escuchara tocarlo.

En cuanto a la calesita: siempre preferí los caballos. Tenian la gracia extra del movimiento.

fede dijo...

Suena igualito... Pero debe ser mentira.

Bueno, a llorar a la iglesia: Ponga la fecha y elija la calesita.

Cuando vaya a verla tocar me cuenta por qué lo pensó desde Dom; ¿no era más fácil en Lam? Usté sabrá.