sábado, 14 de enero de 2012

ESE ERES TÚ, O DE LA DEFINICIÓN DEÍCTICA




....El otro día (esto es pura retórica) estaba mirando una vieja Enciclopedia y me encontré, después de mucho tiempo, con un viejo asombro... ¿Notaron ustedes que ciertas entradas serían incomprensibles sin una ilustración? Existen palabras que refieren a objetos o acciones que resultan casi imposibles de aprehender de modo puramente verbal.
....Sinceramente, creo que nadie que no haya visto un árbol podría reconocerlo por la definición que le provee la Enciclopedia Británica y, en cambio, el más elemental de los dibujos le alcanzaría para hacerlo. Uno se imagina a los redactores evitándose enojosos trámites al momento de definir, por ejemplo, una hipérbola o una vuelta carnero, dejando en manos del dibujante el carozo del asunto.
....El problema es que ahí hay una trampa. Una enciclopedista parte del presupuesto de que toda palabra tiene un significado y que describirla presupone la mera acción de descubrirlo y hacerlo explícito después. El significado es visto como algo natural, algo dado en el mundo, e inherente al objeto mismo.
...."La palabra es la cosa"*, creía el hombre antiguo y así evitaba poner un nombre a su dios, puesto que la posibilidad de nombrarlo conllevaba la capacidad de aprehenderlo, de adueñarse de él, lo que no es muy buena teología. En cambio, el hombre moderno parece creer que el objeto porta su definición**; que la definición es el detalle objetivo y acabado de su esencia.
....Pero ¿qué pasaría si la definición no fuera más que una ficción útil para un fin determinado, una mera herramienta, defectuosa y decididamente arbitraria? ¿Alguien se habrá puesto a pensar en algo parecido?
....Como no es un problema que pueda resolver yo, me he propuesto poner un parche metodológico a la concepción cartesiana del mundo, a través de una Nueva Enciclopedia de Definiciones Deícticas.
....A un click del conocimiento absoluto:


yo

sol

azul













_______

*"[En China] para ahuyentar los malos espíritus, se usan varas de melocotonero, cuyo nombre, tao, se pronuncia lo mismo que "huir", tao." René Roques, Introducción Tao Te Ching.

**Cualquier gil que extraiga conclusiones ontológicas de una definición.

6 comentarios:

Fede dijo...

-Histrión significa útero, ergo, la histeria es propia de la mujer.
-Glande significa avellana... ¿De qué estarán hechos los turrones?

Fede dijo...

Para los que gustan de las paradojas. ¿Cómo hice para crear el link de "definición circular"? cuando me propuse hacerlo dije: es imposible.

Fede dijo...

¡Es impoyible!

Daniel Rico dijo...

Excelente Fede!, siempre es un placer leerte.

Me parese que los modernos hemos aceptado la condición aleatoria del nombre de las cosas de mala gana, y solo a condición de que la definición de las cosas sea inequívoca. Vos subvertís este contrato moral con tu tesis.

El equivoco entre la imagen ejemplificadora y su nombre me ha resultado muy cómico.

Tu talento merece una tribuna mas amplia.

Walter Leonardo Doti - (Filosofo Multimedia) dijo...

El tema es si el dibujo puede ser observado objetivamente: si todos verían lo mismo en él.

Fede dijo...

Este Doti racionaliza hasta los chistes.