domingo, 28 de septiembre de 2008

TRADUTTORE, TRADITORE


Si bien es cierto que muchos ejercicios de traducción están condenados a la frustración y al fracaso, también lo es que existe una suerte de superstición perniciosa en torno a la idea de la imposibilidad de traducir algunos textos o, incluso, ciertas palabras. Escuché varias veces, por ejemplo, decir que es imposible traducir la palabra portuguesa ‘saudade’*, palabra intraducible, si las hay, y que significa ‘nostalgia’.

Dolina distingue en “Crónicas del Ángel Gris”, tres niveles de la falsificación: descendente, paralelo y ascendente, según la pieza falsificada resulte inferior, igual o superior en calidad a la original. Creo que el mismo criterio podría aplicarse a las traducciones. Sin embargo, la superstición a la que hice referencia, parece suponer que ninguna traducción puede ser superior al original. El intento de este post es hacer un breve catálogo de posibles traducciones, algunas de ellas, ascendentes.

Oscar Wilde, en un gesto muy propio de su imaginación e ironía, tituló “La importancia de ser Ernesto” a una de sus obras más conocidas. En inglés "The Importance of Being Earnest", produce un calambour curioso, porque vale tanto por “La importancia de ser Ernesto” como por “La importancia de ser serio.” Alfonso Reyes, para que no se perdiera este juego, proponía cambiar el nombre del protagonista y escribir el título de la obra en letras mayúsculas. Resultado final: “LA IMPORTANCIA DE SER SEVERO”

Mucha fue la sorpresa de Nerval al recibir el siguiente elogio de Goethe por su traducción al francés de “Fausto”: “Nunca me he comprendido mejor que leyéndolo a usted.” “La esfinge germana”, escribiría después Gauthier, “había sido descifrada por el Edipo francés.”

Algo parecido pasó con la traducción de Baudelaire de “Vatek”,que obtuvo una enorme fama en toda Europa. Muchos lectores que dominaban el inglés, se lanzaron frenéticos a la lectura del texto original, creyendo que Baudelaire, a través de su traducción, les había revelado un gran escritor, como ya había pasado con Edgar Poe. Grande fue la desilusión al ver que la prosa de William Beckford era pésima y que el escritor tenía, incluso, serios problemas para dominar la lengua inglesa, que no era, dicho sea de paso, su lengua materna.

Suele decirse que los traductores son como los amantes; si son buenos, no son fieles; si son fieles, no son buenos. Quería cerrar, entonces, con una anécdota, una humorada final. Gozó de gran fama una ardua traducción en verso de la "Comedia" de Dante por parte de Bartolomé Mitre. Esta traducción, sin embargo, no parecía ser del agrado del periodista Marcos Zapata, que escribió el siguiente grafitti frente a la casa del otrora prócer:

EN ESTA CASA PARDUZCA
VIVE EL TRADUCTOR DEL DANTE;
APÚRATE CAMINANTE,
NO SEA QUE TE TRADUZCA
___________
*Tengo en mis manos una antología de Pessoa en la que se deja la palabra saudade en portugués por ser "intraducible."

8 comentarios:

Fede dijo...

En una de mis clases de griego, hablando de la Ilíada, recuerdo que se hacía referencia a la palabra menis, tema central del poema*. Esa palabra, según dictamen ecuménico, es intraducible y, por eso, los helenistas se resignaron durante siglos al empleo de la palabra “cólera” o “ira” e, incluso, al latinismo “furor”, pronunciando la ‘u’ como en francés. Pero, por supuesto, “ninguna de estas palabras tiene el matiz** adecuado, porque no expresa el origen de ese enojo; la ofensa a la dignidad del héroe…” Recuerdo que yo levanté la mano y pregunté: “¿Qué tal indignación?” El ejercicio verbal no hubiera hecho despeinar a nadie; alcanzaba con tomar la palabra “dignidad” y anteponerlo un prefijo negativo. Pero mis esfuerzos, quizás justamente por haber sido escasos, no fueron tomados en cuenta por el docente.

Idea dijo...

Creo que el secreto de las traducciones es el mismo que el de las filmaciones de las grandes obras de la literatura, el éxito de las mismas reside más que nada en la capacidad de quien las lleve adelante y de su condición de artista, uno en el campo de la creación de las ideas, el otro en el de otra creación que hace referencia al lenguaje.
Como usted bien dijo, la fidelidad encubre una trampa, porque el verdadero amor hace referencia al espíritu más no al cuerpo.

Onirica dijo...

Hablando de traducciones, me indigna la forma en la que pasan los titulos de las peliculas americanas al español. Es un espanto.

Luc dijo...

Excelente la propuesta de Reyes y sublime el graffitti contra Mitre.

Abrazo

La heroina del silencio dijo...

Es verdad lo que decis.

Yo he tenido en mis manos un billete de 20 pesos que era mejor que un original, es mas, fue por eso que me di cuenta que era trucho, porque era demaciado bueno. En este pais hasta los billetes son berretas.

Darth Tater dijo...

Pocas obras he podido leer en su lengua original y además en diferentes traducciones. Una de ellas, que me asombró por su diferencia es el "Song of myself" de W. Whitman,y cuyas traducciones, una de León Felipe y otra de Borges, difieren notablemente. Me quedo con lo que dice Idea, el traductor antepone su condición de artista (si es que lo es) aun cuando cambie el sentido del texto a traducir.
P.D. A a mí me gusta mucho Italo Calvino, algún día pienso aprender el italiano para poder leerlo en su lengua original.
Saludos, Fede.

Ljn.- dijo...

.


uy!! a mi juego me llamaron.
Todos los "puns" que aparecen en la
obra del Señor Oscar Wilde
son intraducibles, en el sentido
de q es imposible reponer el significado
en una sola palabra. Lo mismo pasa en
"Alice's adventures in wonderland", de Lewis Carrol. Se me ocurren innmumerales ejemplos.
Por otro lado, sí he presenciado
el caso dnd una traducción fue
mejor q el original. Fue al leer
"Bartleby, the scrivner", de Melville. Tuve que cotejar la traducción de un traductor X, muy
correcta y fiel añ original, con la
de JL Borges... UNA VERSION LIBRE!

Ljn.- dijo...

(se me corto)




el caso es que la versión de Borges
era 100% superior a la traducción de
X, y tmb al original!!! porq JL realmente
le imprimió su sello y logró un producto
mucho mas interesante.. en fin.
me encantó este post!






-