martes, 19 de mayo de 2009

EDELMIRO SIETEYEMAS, EL ARTE DE LA CATA (NOVEDAD EDITORIAL)


Al Chelo, que no recuerdo cómo
ni cuándo, inspiró o inventó esto


....Sin dudas, uno de los hechos más vergonzosos de la cultura de nuestro tiempo, es el silencio que envuelve al ilustre enólogo y catador argentino Edelmiro Benjamín Sieteyemas. La reedición de su único libro: "El arte de la cata" llega, quizás a tiempo, a subsanar esta injusticia. Olvido inmerecido, no sólo porque don Edelmiro fue el indiscutido creador de la moderna terminología de los catadores, sino porque, también, fue quien más lejos llevó los límites de lo que acabaría por transformarse en un nuevo género literario.
....La impronta y la inventiva de sus críticas fueron gala de las más prestigiosas publicaciones vitivinícolas del mundo; sobretodo en Francia, donde es considerado poco menos que un genio. Sin embargo, en la Argentina, aun los más preclaros herederos de su tradición (incluso sus más bochornosos imitadores), lo desacreditan. Y todo en base a un argumento que revela la intolerancia e irracionalidad de sus enemigos: su leve, levísima, sinestesia.  
....Quien recorre las páginas de "El arte de la cata", se encontrará con alguna de sus críticas más recordadas. Así por ejemplo:


Merlot-Bonarda L'Onanisme cosecha 1974, Bodegas Main Ouverte.
OOO

Un Merlot robusto cuyo buqué nos trae sabores violetas y verdes. Al paladar, se muestra como un tinto de un intenso color, tirando a Fa sostenido. Ideal para acompañar aves y alucinaciones psicodélicas suaves, no muy condimentadas.


Malbec  Die Zoophilie cosecha 1965, Bodegas Mare Glücklich.
OO

Flojito. Si bien sus notas frutales no se salen de escala, están un poco desafinadas. Los ésteres se muestran demasiado oblongos al paladar. Al ojo se presenta estridente y amargo. Ideal para acompañar resentimientos y tenores medios.    


Syrah L'Impetuoso asino, cosecha 1956. Bodegas Occhi di Coniglio.
OOOOO

¡Sencillamente imperdible: una aurora boreal en su boca! El mejor vino italiano de los últimos 10 años: hay que ser sordo para no verlo.
.

4 comentarios:

Fede dijo...

Curioso ejercicio... ¿Cuál es el elitista, el chiste culto o el fácil?

Walter L. Doti dijo...

¡Un humor delicioso! Ja ja ja!!

Fede dijo...

Che... ¡Llevo 202 posts! ¡Me re-zarpé, bolú!

Fogel dijo...

Sin duda, un libro para disfrutar sorbo a sorbo, y no es un eufemismo...