lunes, 24 de agosto de 2015

LO YA DICHO

...Mucho se ha escrito acerca del temor a la página en blanco. Sin embargo, todo escritor sabe de un sentimiento nucho peor, aunque menos presente entre los tópicos propios del hastío; esa certeza inexplicable y poderosísima de que nunca vamos a volver a escribir; la certeza de que, incluso, no entendemos cómo pudimos hacerlo en el pasado. Releer el trabajo del ayer, lejos de transformarse en una promesa, parece revelarnos la imposibilidad de exceder lo ya dicho, como si las palabras se hubiesen agotado para siempre.