domingo, 8 de marzo de 2009

MÚSICA DE CALESITA, OP 223 DE LUCIO A LUCERO



A fines de 1904, Lucio A Lucero viaja al Reino de Bohemia en donde alterna su labor de compositor con diversos trabajos de albañilería. Iosef Kytarista, un virtuoso de la época, oye hablar del joven compositor sudamericano e, interesado por su origen excéntrico, le pide que componga una pieza para guitarra solista. Así nace “Música de calesita, Op 223” Kytarista, decepcionado, tanto por la calidad de la composición como por la falta de colorido folklórico de la pieza, que no era más que una mala imitación de la música bohemia de la época, la tocó muy pocas veces. 

Hoy, gracias a la colaboración de la Embajada de la República Checa, logramos obtener la siguiente grabación, la cual no había sido vista hasta hoy por los estudiosos de la obra de Lucero.

Lucio A Lucero

5 comentarios:

Idea dijo...

¿Puedo discrepar con Kytarista?

La obra es magnífica y la ejecución, inmejorable.

Lo mejor en cualquier caso, la estampa del artista.

Fogel dijo...

¡Maldición con esta máquina que no tiene sonido! Viendo al artista, bien puedo inmaginar que suena una vidala de Cuyo o la versión "unpluged" de "Living in America" de Rammstei. En fin, saludos al autor.

Walter L. Doti dijo...

Iosef Kytarista! Ja jaaaaaaaaaaaaaaaaa. Maravilloso nombre! Me hizo reir a pesar de la hinchazón de la vena de mi cuello. Muy hilarante. Ya sé que es un chiste a lo Camarotta, pero no puedo parar de sonreirme. Ja jaaaaaaaaaaaaaaa!

Me pareció un excelente post: el texto, la imagen, todo. Además es increíble lo ágiles que se mueven los dedos del intérprete: fenomenal.

Ahora, las aceleraciones y desacelaraciones del tempo, ¿tienen que ver con una especial forma de dominar la materia musical por parte de este gran intérprete, o más bien provienen de la propia composición de Lucero?

Darth Tater dijo...

Hola Fede,

Nomás paso de rapidito a saludarlo. Tiempo ha que no tenía el gusto de leerlo y no entender nada de nada. Me anima saber que hay gente en este mundo que no dice ni pío de la crisis, ¡éso es lo que necesitamos! Desenterrar artistas y comer mucho chocolate oscuro.

Un beso, pues.

Luc dijo...

Mándele un abrazo grande al compositor que yo me guardo mi verde envidia. Qué lindo que toca Iósef!

Abrazo