sábado, 17 de noviembre de 2018

NOTA SOBRE UN ASOMBRO

Resultado de imagen para aquiles y la tortuga

Siempre me ha fascinado la paradoja, siempre fui proclive a ella, a solazarme en ella. Quizás por eso me volví escritor, es decir, artista. El arte es territorio de paradojas. Y ni hablar de la literatura, porque la paradoja es, ante todo, un subproducto del lenguaje.
Quizás la más atractiva e inquietante paradoja del arte es la que implica el problema del estilo.
Ser escritor consiste, casi exclusivamente, en estar enojado con uno mismo por no poder escribir como aquellos a los que uno admira y, a la vez, estar enojado con uno mismo por no tener un estilo propio. Es como si nuestra identidad se nos presentara y representara como un estorbo para desarrollar nuestra identidad.

No hay comentarios: