lunes, 21 de diciembre de 2015

EL RAPTO DE GANÍMEDES (SONETO INDECOROSO)


Ganímedes no supo que el tentáculo
buscaba con velada parsimonia
la tapa de su frasco de colonia
con ansias de un dulcísimo espectáculo.

Y en ínclita reunión el duro báculo
sintió que le invadía de Sajonia
hasta el centro postrero de Laponia
haciendo de su arcano un receptáculo.

Mordió su honor... Lanzóse en un exhorto
y a Zeus dijo en un llanto: "Así me des
el Olimpo el precio ya es muy grande"

"Escucha" dijo Zeus "dulce Ganímedes,
el costo, a mí, se me hace más bien corto
y a no llorar, que apenas si es el glande"
...