martes, 24 de noviembre de 2015

VIETATO L'INGRESSO AI RAGNI E AI VISIGOTI

 
...Hace muchos años, discutíamos con un amigo la posibilidad de prohibir que los idiotas leyeran buenos libros. Tan dañino nos parecía que un imbécil leyera El Quijote que no descartábamos, incluso, la posibilidad de quemar todos los volúmenes del Quijote a nuestro alcance para evitarlo.
...Por supuesto, este era un diálogo humorístico: lo que nos importaba era poner en juego una paradoja, no el problema abordado, "destejer el arcoiris" de lo absurdo.
...Curiosamente, nuestra conclusión al final de la charla, arrojados definitivamente al terreno del cinismo, fue que la prohibición mentada resultaba del todo redundante: un idiota no tiene la menor idea de que los buenos libros existen; quizás, la definición de idiota no sea más que esa: saber que un libro genial existe y no leerlo.
...Nuestro tiempo es prueba del predominio de este mal. En la Edad Media, se cometió el error de suponer que era necesario prohibir determinados libros; hoy, esos libros están al alcance de muchas personas y lejos se está de que eso modifique el statu quo
...El positivismo soñó con una sociedad ilustrada que devendría, invariablemente, en pacífica y justa. Hoy, que el Index no existe, que el analfabetismo es excepción y no norma, y que una parte considerable de la población mundial tiene acceso irrestricto a los mayores pensadores de la historia, vivimos la dura muerte de esa esperanza.
...Quizás sea una buena noticia y debamos aprender a confiar más en nuestra intuición y grandeza moral más que en nuestra razón. He dicho "quizás". 
_____________________________________
NOTA: la foto ilustrativa no fue modificada.
....

No hay comentarios: