lunes, 24 de noviembre de 2014

QUINTA PATA A LA TEORÍA DEL TÉMPANO*

.....Conocida es la teoría del témpano de Ernest Hemingway respecto a la narrativa moderna. De acuerdo al autor de Islas a la deriva**, el escritor debe elidir gran parte de la información para hacer las cosas como Dios manda, obligando a una lectura más esforzada, más activa, si se quiere. La pregunta del millón es: ¿deben existir esta información elidida, o alcanza con insinuar que existe? Si es posible crear la impresión en el lector de que existe algo bajo el nivel del mar, algo oculto e insinuado por ciertos detalles de la acción ¿el efecto deseado (estético) no se daría de todos modos? Si es así, estaríamos a las puertas de una nueva narrativa, que podría librarse de la obligación de construir argumentos. Lo argumental podría ser una mera máscara, un escamoteo de prestidigitador, un trompe l'oeil. La ficción no resultaría decepcionante para el lector, del mismo modo en que la escenografía en el teatro no decepciona a un espectador, aún sabiendo este que detrás de una determinada puerta no existe otra habitación, sino el ingreso a bambalinas. No sé si la lectura de este tipo de relatos sería grata, pero se trata de un universo que, según parece, no ha sido explorado.

Nota: Alguna vez hice un ejercicio de este tipo, que puede consultarse a modo de ejemplo por medio de este link.

__________________________
*No veo por qué no traducir el término iceberg.
**Cito esta novela por tratarse de la única que terminé de Hemingway. No veo por qué sería más arbitario que citar cualqier otra.