viernes, 31 de octubre de 2008

QUINTA PATA A LA ORALIDAD RIOPLATENSE


Se me ocurrió una idea. ¿Por qué no aprendemos a escribir entre todos? No de la manera estúpida en que se hace en los talleres literarios, sino en serio.
.
Cómo lograr diálogos verosímiles es una gran preocupación para todos los escritores después de que al atorrante de Juan Rulfo se le ocurriera empezar a tomárselo en serio. ¿Por qué no empezar nuestra colabaroación (y debate) por ese lado?

¡Pero cuidado! Entiéndase que no es un ejercicio estadístico: la oralidad es, también, un artificio discursivo, quizás el más artificial de todos. También hay que tomar en cuenta que una cosa es el lenguaje del personaje y otra el del narrador omnisciente, pero no conviene que esos dos discursos sean muy contrastantes, aunque eso es ya una elección estética.

Ahí van algunas ideas. Acepto (exijo) críticas y aportes.


Aun y aún:

Creo que conviene no usarlos mucho. Al “aún” nunca, salvo que el personaje sea culto y un poco afectado. No creo que se use más que para dar gravedad al discurso, por ej: -¿Salió bien del quirófano? -Aún no sabemos nada” Es más verosímil el “todavía”. El “aun” trae más problemas. Según el contexto, creo que hay que tratar de remplazarlo por “incluso”, “hasta” y “aunque”. Ej: “Hasta los domingos trabajan”, siempre es mejor que: “Trabajan aun los domingos…” Al escribir lo usamos demasiado porque resuelve cuestiones de ritmo, pero no hay que caer en la tentación.


Adverbios de lugar:

Sin dudas es mejor usar “acá” y “allá” que “aquí” y “allí” cuando habla un personaje. Pero cuando habla el narrador el uso puede parecer violento y nos va a forzar a ser muy coloquiales. Para encontrar un equilibrio, yo suelo usar “ahí” por “allí”. El “allá” no suele traerle problemas al narrador, porque el que narra en tercera persona habla siempre de un “allá” y de un “él”. En mi caso, cuando veo que necesito usar “acá” fuera de los diálogos, me doy cuenta de que metí la pata.


Nunca y jamás:

Creo que es obvio que usamos más el “nunca” que el “jamás” que es, a mi gusto excesivamente literario. Prueba de su mayor uso es que se gastó más, al punto de perder fuerza. Por eso a veces, lo reafirmamos con el “jamás”. Ej: “No le dije nunca… Pero jamás, eh”.

Che (como medida de todas las cosas):

En “Diarios de motocicleta” (¡Qué bien que labura ahí de la Serna, che!) al Che y al amigo, dos chilenas le sacan la ficha de que son argentinos por el uso del “che”. La primera vez que vi la película me dije: “¡Che, estos giles no dijeron “che” hasta ahora, que desastre el guión”. Al verla por segunda vez noté azorado que se usaba este vocativo criollísimo unas 2.000 veces antes de esa escena. Moraleja: úsenlo siempre, siempre, siempre… Lo usamos mucho más de lo que creemos: ni nos damos cuenta de que lo usamos… En serio, che.


Este… este… ¡Pero, che!:

Los españoles tienen su “caray”, los mexicanos, su “órale”, nosotros tenemos nuestra propia expresión de sorpresa: “¡Pero!” Nos podrán preguntar una y mil veces “¿Pero qué?” A lo que: “¡Pero mirá vos!” será* siempre nuestra respuesta. Del mismo modo Les Luthiers tuvo que cambiar su dubitación criolla, criollísima, por un frío y desnaturalizado “EmmEmm…” Ante la insistencia del público español: Este… Este ¿Este qué? (¡Qué sabrán estos gallegos!)


Verbos en indicativo:

Futuro simple: No se usa casi nunca. Se remplaza por el presente: Ej: nunca se dice “Te veré mañana”, sino “Te veo mañana”. En otros casos, se remplaza con una frase verbal (verbo ir más el infinitivo). Ej: en vez de: “Te juro que ganaré”, se dice: “Te juro que voy a ganar” Creo que el único caso en que el futuro simple es usado es cuando se quiere acentuar que una acción será (va a ser) inevitable, resultado de una fuerza mayor: “Y bueno… Si no me alcanza la plata, devolveré lo que compré” Pero ese acento es posible, justamente, por lo extraño que resulta su uso. Solamente suena coloquial si se lo usa para modificar una frase verbal: “Tendré que devolverlo”, decimos, o cualquier cosa, antes que: "Lo devolveré", que suena a doblaje mexicano.

Futuro anterior: habré partido, habrás partido, etc. Las personas de más de treinta lo usamos mucho más de lo que creemos. “Le habré dicho mil veces y no me hizo caso nunca” Creo que los más jóvenes lo remplazan por el presente: “Le dije mil veces…”, pero no estoy muy seguro.

Pretérito anterior (¿Se llamaba así, che?): he sido, has sido. En la ciudad se usa cada vez menos y es menos frecuente entre más joven es el hablante. Es más común el uso del perfecto simple: "Fui" y sanseacabó!

Verbos en subjuntivo:

Futuro: fuera o fuese, fueras o fueses. Tristemente se está perdiendo su uso. Es muy infrecuente entre los jóvenes y entre las personas de escasa formación. Suele decirse: “Si yo sería presidente haría tal cosa” y no “Si yo fuera presidente…”

Che… ¡Qué largo se hizo esto! ¡Y me quedé con ganas de seguir!

Chau**

____________
*Vale acá lo dicho más abajo sobre el uso del futuro.
**Por el amor de Dios; nunca hagan decir a un personaje "adiós": eso es cosa e' gringo:)

11 comentarios:

Darth Tater dijo...

Pero Ché Fede!!!!! Los mexicanos no decimos "Lo devolveré". En todo caso decimos "Ahorita lo devuelvo" lo cual significa que eventualmente aquello regresará a su origen. Puede suceder en un minuto o en diez mil años. Esa es la acepción del "ahorita", palabra netamente más mexicana que el "órale" que ya está en decadencia por los chavos.
Adiós, Fede, adiós.

Luc dijo...

Es un hilado muy fino para mí. No puedo dejarme de preguntar: ¿Dónde está el "Canon" Mr. Wilde?

Abrazo

Carolina dijo...

A mi, tengo que confesar, me dan una especie de rechazo los "argentinismos" (si se los puede llamar asi).

No los soporto ni en las peliculas, ni en los doblajes ni en la literatura.

Me parecen fingidos, muy poco verosimiles. Por lo tanto recomendaria NUNCA usar los "ches" ni los "estes" "artisticamente".

Pero, por otro lado, puede ser que el rechazo sea por la falta de costumbre. Asi que quizas su utilizacion me serviria para adaptarlos. Igualmente creo que si se intenta escribir como se habla los resultados no son muy felices. Sobretodo si uno escribe un drama.

He dicho.


P/D: Siento desde mi casa su rechazo hacia todas las comillas que utilicé

Idea dijo...

Che, ¿de dónde me afanó la foto? Yo que siempre me empeño en ocultar las huellas que puedan facilitar mis datos me veo ahora retratada así, sin concesiones...
Ups, ya sé hablaba de otra cosa. Al respecto digo, al fin un argentino que sabe la barbaridad lingüística que supone decir: si yo sería Presidente. Al respecto me permito insinuar que ese error lo cometen en su tierra no solamente los jóvenes y las personas de escasa formación, temo que también lo hacen los periodistas por mencionar un ejemplo.
¿Cuando sigue el curso?

Ljn.- dijo...

.


esta clase de analisis me encantan!
me hacen sentir menos sola en mi
carácter de "molesta PROFESIONAL
en cuestiones del lenguaje"
saludosssss
=)



-

Walter L. Doti dijo...

- Che, ¡qué pelotudo este Fede!
- Se, niablar.
- ¿Te imaginás si sería un tipo con calle? ¡No andaría escribiendo estas giladas, no andaría!
- Tené razón. Aunque te digo que a veces pega una que otra.
- Sí, bueno, pero aunque sea de lo mejorcito de por acá, igual sigue siendo medio boncha. Ahora che, ojo, eh. ¡No le va a batir nada, eh!. Muzza.
- Yo cualquier cosa menos batidora. ¡Nunca ´la vida!
- ¡Pero!, ¡No te ofendá!. Digo, nomás, digo...
- ¡Uh... oncicuarto, ya! Che, me parece que me voy a ir...
- Bueno, ¿pero te veo mañana, no?
- ¡Por supus! ¿Te fallé alguna vez?
- Mirá, ¡no me hagás hablar!...
- Adiós, Don Pepito.
- Adiós, Don José.

Idea dijo...

Doti, GENIAL, se ganó mi definitiva admiración, el cariño ya lo tenía.

nadie dijo...

Propongo la supresión de: tal vez y quizás. Abogo por la utilización de: "por ahí", incluso de "porai", mucho más sincero que el, "puede ser", que de ser usado para responder a una pregunta que hice, me resulta casi insultante.

Porai estás de acuerdo, porai no.

Walter L. Doti dijo...

Más:

Prohibido terminantemente el uso de la palabra "incluso".

Y no se escribirá más "¿No es cierto?", sino "¿Nosierto?". Con "s" y todo.

Calderondelabarca dijo...

Palabras vertidas oralmente que nos permiten reconocer a suscriptores del diario "La Nación ", con su membresía actualizada.

- Muchachones.
- Horda.
- Gesta.
- Tirano.
- Lohor.
- Pionero.
- Debacle.
- Hecatombe.
- República.
- Epíteto.
- Sierva.
- Fusil.
- Enhiesto.
- Criollo.
- Espurio.
- Imberbe
- Refrigerio.
- Estipendio.
- Cena.
- Bravío.
- Centésimo Octógesimo Noveno.
- Madre.
- Padre
- Pequeñuelo .
- Polluelo .
- Octogenaria.
- Líbelo.
- Panfleto.
- Escarmiento.
- Expedito.
- Libertador.
- Atropello.
- Granadero.
- Libertinaje.
- Apátrida.
- Tenaz
- Colorado.
- Paquetería.
- Espanto.
- Hiel.
- Tronar.

Y termino con la primera parte del himno de " La Dolfina " , entonado por su barra brava :

" Adelante, Paladines del Deporte
corazones de leones en la Lid...
con la honra dispuesta como norte
y abrevando la Gloria para sí... "

Y cuando la cosa viene muy espesa....

"Erlestina, no te me borrés...
Erlestina, no te me borrés...
No jugués a la escondida
porque a la salida
tenemos un coctél..."
( Así, con acento en la "e" para que suene bien reo )

Calderondelabarca dijo...

" Loor..."