sábado, 28 de enero de 2012

ADIVINA, ADIVINADOR O QUINTA PATA A LA PRECOGNICIóN


....Supongamos que se presenta ante nosotros una persona decidida a darnos prubas irrefutables de su capacidad precognocitiva. Para eso, pone a nuestro alcance un catálogo de predicciones, de modo de contrastarlo empíricamente con los acontecimientos futuros que pretende anticiparnos... Pero, mejor todavía; en tren de suponer (y para descartar todo posible engaño), supongamos que nosotros mismos tenemos estas imágenes del futuro y que, invariablemente, resultan ser ciertas. Aún así, no podríamos afirmar que el prodigio es cierto, porque ¿cómo podríamos estar seguros de que vemos, simplemente, el futuro y no que aquello que suponemos una mera precognición, es algo que afecta al futuro, modificándolo?
....Es una lástima que los adivinos no existan; nos hemos perdido un debate asombroso.
.

domingo, 15 de enero de 2012

OULIPO Y EL LUNFARDO


En respuesta al mail de la OULIPO.



UN SONETO ME MANDA HACER LA GRELA


Un soneto me manda hacer la grela
y en la vida me he visto en tal matute;
catorce son los versos y de bute...
¡Y cuatro puede hacer cualquier pamela!

Beguén diquero el de esta pipistrela
que me manga otros cuatro farabute...
¡Araca que me espianto al cabarute!
Ya a otros cuatro le paso la franela.

Se nos vienen de a tres, batió don Lope;
no le arrugo a la terna rantifusa
que, aunque cueste, no habrá de ser ni un sope.

Me manyo que te habré de batir musa
aunque el poncho, por misho, no te arrope...
¡Calá si son catorce, che papusa!

Aloire Edef

__________________
Para mayores elucidaciones Diccionario de Lunfardo.

sábado, 14 de enero de 2012

ESE ERES TÚ, O DE LA DEFINICIÓN DEÍCTICA




....El otro día (esto es pura retórica) estaba mirando una vieja Enciclopedia y me encontré, después de mucho tiempo, con un viejo asombro... ¿Notaron ustedes que ciertas entradas serían incomprensibles sin una ilustración? Existen palabras que refieren a objetos o acciones que resultan casi imposibles de aprehender de modo puramente verbal.
....Sinceramente, creo que nadie que no haya visto un árbol podría reconocerlo por la definición que le provee la Enciclopedia Británica y, en cambio, el más elemental de los dibujos le alcanzaría para hacerlo. Uno se imagina a los redactores evitándose enojosos trámites al momento de definir, por ejemplo, una hipérbola o una vuelta carnero, dejando en manos del dibujante el carozo del asunto.
....El problema es que ahí hay una trampa. Una enciclopedista parte del presupuesto de que toda palabra tiene un significado y que describirla presupone la mera acción de descubrirlo y hacerlo explícito después. El significado es visto como algo natural, algo dado en el mundo, e inherente al objeto mismo.
...."La palabra es la cosa"*, creía el hombre antiguo y así evitaba poner un nombre a su dios, puesto que la posibilidad de nombrarlo conllevaba la capacidad de aprehenderlo, de adueñarse de él, lo que no es muy buena teología. En cambio, el hombre moderno parece creer que el objeto porta su definición**; que la definición es el detalle objetivo y acabado de su esencia.
....Pero ¿qué pasaría si la definición no fuera más que una ficción útil para un fin determinado, una mera herramienta, defectuosa y decididamente arbitraria? ¿Alguien se habrá puesto a pensar en algo parecido?
....Como no es un problema que pueda resolver yo, me he propuesto poner un parche metodológico a la concepción cartesiana del mundo, a través de una Nueva Enciclopedia de Definiciones Deícticas.
....A un click del conocimiento absoluto:


yo

sol

azul













_______

*"[En China] para ahuyentar los malos espíritus, se usan varas de melocotonero, cuyo nombre, tao, se pronuncia lo mismo que "huir", tao." René Roques, Introducción Tao Te Ching.

**Cualquier gil que extraiga conclusiones ontológicas de una definición.