sábado, 28 de febrero de 2009

EL GATO DE CHESHIRE


¿Y si el alma existe, 
pero es, 
como la misteriosa sonrisa del 
un puro accidente 
sin sustancia?

¿)?
 

SICOLOGÍA


En el nombre del profeta: higos!

(Pregón de los vendedores de higos)*


La “p” de los psicólogos o etimología freudiana.

Muchos habrán escuchado las quejas de los psicólogos toda vez que se los llama sicólogos. “La sicología,” dirán, invariablemente, y quitándose la pipa de la boca, “sería, al fin de cuentas, el estudio de los higos” Y tinen razón. Pero, curiosamente, las palabras Psykjée (alma) y sykón** (higo), de donde provienen estos dos prefijos, no son muy parecidas en griego, por lo que no le podemos echar la culpa de esto al pobre Homero.


Los sicofantas o la alcahuetería frutal.

El higo (sykón*) era una fruta de gran importancia para los griegos en la antigüedad, debido a que crecía casi exclusivamente en territorio helénico. Era, por decirlo en términos modernos, una suerte de “fruta nacional” y su exportación estaba prohibida y era considerada poco menos que un acto de traición. Sin embargo, y a pesar de los severos castigos, el tráfico de higos era muy común en la época. A tal punto, que catervas de individuos, a los que se daba el nombre de sykofántees, ganaban grandes sumas de dinero delatando a los traficantes de higos. La palabra sicofanta, sigue siendo aceptada por la RAE, como un cultismo por delator, si bien los criollos seguimos prefiriendo el terrible término de “alcahuete”.


¡Una higa!

Durante el siglo de oro español, era muy común el uso de un ademán grosero llamado “figa” o “higa”, que consistía en dejar asomar la punta del dedo pulgar por entre el índice y el anular del puño cerrado. Esta fue la época de mayor influencia cultural española en todo Europa, por lo que podemos encontrar, incluso, en la obra Shakespeare y sus contemporáneos, el uso vulgar de “A fig!” (¡Una higa!), que se supone, iba acompañado, también, por el signo en cuestión. En España, llevar la representación de higa es común, incluso hoy, ya que a la manera de nuestros cuernitos, es considerado de buena suerte. ¿A qué se debía esta curiosa costumbre? ¿Sería a a la similitud entre el higo y el escroto? Me declaro incompetente.


Higos y Teología

Desde siglos, se ha acostumbrado a identificar la fruta prohibida con la manzana, pero, de hecho, en el Génesis nunca se dice de qué fruta se habla. Existe, sin embargo, entre algunos suspicaces con fama de eruditos, la pretención o suposición de que esta fruta no sería otra sino el higo. Según las escrituras, al probar la fruta del árbol del conocimiento, Adán y Eva tomaron conciencia de su desnudez y avergonzándose "cosieron unas hojas de higuera" para vestirse.

_________

*"Como escribir un artículo al estilo Blackwood" Edgar Allan Poe

**Sicología, sicosis, etc.

domingo, 22 de febrero de 2009

sábado, 21 de febrero de 2009

PARECIDOS

"A donde fueres, haz lo que vieres", o algo parecido. Estuve mirando televisión e imaginé jugar con la idea de los parecidos, dándole un giro intelectualoso. Algunos de las similitudes son asombrosas, no aptas para cardíacos:


viernes, 20 de febrero de 2009

PEYORATO Y LOS LIBROS

...."Escribí un libro. Luego planté un árbol. Finalmente tuve un hijo. Ahora mi hijo tiene la edad suficiente para talar el árbol y hacer papel con él... ¡Por fin podré editar mi libro!"

...."Reconozco que soy un lector ávido; siempre leo dos o tres libros a la vez. En estos días, precisamente, estoy leyendo "La guerra y la comedia" de León Alighieri y "La divina paz" de Dante Tolstoi"

...."Un libro es como un amigo. De hecho, puede llegar a ser más tedioso"

...."Sé de gente que es incapaz de dejar un libro por la mitad aunque esté crudo. Yo nunca dejaría un libro por la mitad; prefiero dejarlo desde el comienzo"

...."Los que editan un libro con una faja que indica "inédito" son casi tan estúpidos como los que compran libros inéditos... Sólo que ganan dinero"

...."Es muy curioso que a nadie, nunca pero nunca, le guste más la película que el libro"

...."Salvo por las mujeres, el vino, la televisión, los duraznos en almíbar, los amigos, las peñas, el dinero, el chocolate, el fútbol, el cine, las carreras de caballos, las buenas conversaciones, los helados, el sexo, la internet, el dulce de leche, los viajes, la música, los prestidigitadores, el asado, el teatro, los bailongos, el italpark, las garrapiñadas, los desfiles de modelos y los barriletes, no imagino nada mejor que un buen libro."*

_________________
Extraído de su libro: "¿De qué me libro?"

Échele un ojo a: Peyorato y los médicos

miércoles, 18 de febrero de 2009

CAZANDO PATOS


Hace poco, Walter me pidió que hiciera referencia a una metáfora que usé en una conversación que tuvimos. Hablábamos de la creatividad; de como el juicio crítico debe ser posterior y no anterior a su ejecución; de como es preferible llenar el cesto de basura de malos poemas a no escribir poesía nunca; de que "echando a perder se aprende"; de aquella vieja ley práctica de la Atanatosofía, la "certeza metódica", por la cual uno asume que va a lograr su cometido como paso indispensable para lograrlo, etcétera. En fin, que en cierto momento, sin temor a estar diciendo una tontería, afirmé:

-La creatividad supone un fin impensado, por lo que crear algo es como cazar patos de noche; no sirve de nada apuntar: hay que disparar 20, 30, 40 veces, hasta oir que algo cae al agua y rogar, después, que sea un pato... O algo mejor que un pato.

martes, 17 de febrero de 2009

AMÍLCAR ZORPODÍN


Amílcar Zorpodín nació en Durrës, Albania, el 15 de agosto de 1899. Es hijo de una prostituta y de padre desconocido. Tras una feliz infancia en su ciudad natal, se inscribió en un seminario en Tirana, del que huyó, abandonando su sueño de ser sacerdote, tras una crisis de fe que lo asaltó al enterarse del terrible homicidio de su madre, a manos de uno de sus clientes. Con sólo dieciséis años, se hizo a la mar en un buque de pesca de bandera Búlgara. En 1942, mientras recalaba en el puerto de Klaipéda, fue forzado a enlistarse en el ejército ruso, del que desertó a finales de la guerra. Esta experiencia lo marcaría enormemente, al punto en que nunca más aceptó pescar en los mares boreales. Hasta el día de hoy, a sus 109 años, es grumete de un barco pesquero holandés en las islas del pacífico sur.

* * *
Hasta ahí, lo que un diccionario, o una ficha de inmigración, podrían decir. Otro tanto nos tocó saber a través de nuestro colaborador, Aloir Edef. Durante algún tiempo, creíamos que se trataba de un personaje creado por nuestro joven poeta, tan adicto a la mitomanía y al ejercicio de confundir realidad y ficción, vicio tan tristemente en boga en nuestros días. Mucho nos sorprendió saber del marinero en la librería de Walter el jueves pasado. El mítico Amílcar Zorpodín se nos presentó como si tal cosa, acercándonos los manuscritos de su diario íntimo, que reune páginas de un dulce y ya desusado romanticismo y cuya veracidad sólo podría cuestionar un hombre al que pudiese interesarle más la verdad que la belleza. Por ahora un simple adelanto:

Marzo 27 [¿1936-7?]

El mar escupe su furia sobre el Mediterraneo. Por momentos nos vemos envueltos por un inmenso paladar de sal que amenaza con tragarnos. Sobre cubierta; algo increíble. Veo a Rashid el moro, el hombre más cruel del mundo, llorar sobre el cuerpo inánime del grumete italiano. Me sobrecoge esa imagen: cualquiera hubiera jurado que esos dos hombres se odiaban... Quizás sí se odiaban. Quizás no sea posible vivir sin nadie a quien podamos odiar. Soy el único testigo de esa conmovedora imagen. Rashid crea las lágrimas de esos ojos que ya no podrán llorar y que la fingida lluvia del oleaje devorará para siempre.

* * *

domingo, 15 de febrero de 2009

SEIS PASOS


Una asombrosa teoría, afirma que existen sólo seis grados de distancia entre dos personas, cualesquiera, en el mundo. Esto significa que usted, querido lector, conoce a alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien, etc... y que esa red, proyectada en diversas direcciones lo lleva a todo hombre o mujer del planeta, sin excepción alguna.*


Se ensayaron muchos ejercicios para demostrar esta teoría. Yo me propuse hacerlo con dos personas cuya similitud física e irreconciliable biografía ha producido siempre una gran fascinación: Adolf Hitler y Charles Chaplin.


Adolf Hitler fue compañero de escuela de:

1) Ludwig Wittgenstein, que recibió clases en el Trinity College de:
2) Bertrand Russell, que redactó en 1955 una declaración pacifista junto a:
3) Albert Einstein, que instó a fabricar la bomba atómica a:
4) Harry S. Truman, que, ante diversas denuncias, debió negociar con el senador:
5) Joseph MacCarthy, que expulsó del país a su enemigo personal:

Charles Chaplin, que dirigió en "La condesa de Hong Kong" a:

1) Marlon Brando, que actuó en "Cuenta final" junto a:
2) Robert De Niro, que felicitó personalmente por su trabajo en "9 Reinas" a:
3) Gastón Pauls, que trabajó en esa película junto a:
4) Ricardo Darín, que coestelarizó "Mi cuñado" junto a:
5) Luis Brandoni, que conoció en cierta librería a:


Fede, que conoció en esa misma librería a:


1) Horacio Guaraní, que, junto a las madres de Plaza de Mayo, se reunió varias veces con:
2) Adolfo Pérez Esquivel, que recibió el Premio Nóbel de la Paz de manos del Rey de Suecia:
3) Carlos XVI Gustavo, que era hijo del Príncipe:
4) Gustavo Adolfo, que era simpatizante nazi y se reunió en 1.939 con:
5) Hermann Wilhelm Göring, que fuera mano derecha de:

Adolf Hitler

_____________
*Siempre y cuando sean contemporáneos. De no ser así, obviamente, no podrían conocerse uno a otro.

viernes, 13 de febrero de 2009

LA RAÍZ ESTÉTICA DE LA MORAL



Dando vueltas a una de mis viejas obsesiones, el origen del comportamiento moral, me acordé de esta escena que me afectó mucho más de lo que me es posible expresar o, incluso, entender. Más allá del romanticismo que suponía, me pareció adivinar un metamensaje, quizás ajeno a la intención del guionista, pero, no por eso, menos poderoso.

La razón no pudo encontrar nunca una raíz absoluta para la ética, por lo que tiende siempre a un peligroso relativismo. La religión, pone esa raíz en el supremo bien simbolizado u objetivado en Dios, por lo que tiende a un estatismo ético, preservando e instituyendo dogmas creados para realidades históricas y simbólicas ya perimidas. Mientras que la razón disuelve sus esfuerzos en su incapacidad de conciliar idea y mundo, la religión, en su esencia misma, niega la posibilidad de la evolución de las normas morales.

Pero, ¿qué pasaría si asumiéramos que no hay una raíz racional o religiosa en el comportamiento moral, sino una elección arbitraria, en fin, estética?

Nuestros conceptos de justicia y bondad, son esencialmente geométricos; están basados en nociones como mesura, equilibrio y simetría, todas ellas, muy ligadas a nuestra concepción del hecho artístico. Todo acto cuya finalidad es artística, así como todo acto cuya finalidad es moral, presuponen establecer un orden allí donde no lo hay. ¿Todo acto humano no sería, entonces y por definición, a la vez estético y moral? ¿No habrá, al fin de cuentas una identidad entre ambos parámetros?

Un mismo acto es aceptable en un individuo y repudiable en otro y nadie, por muy profundas sean sus creencias escapa a esta regla, que se da de hecho en el mundo. La razón es muy simple: cada uno tiene su estilo. Cada uno construye una identidad como artista, como ser moral, que le abre las puertas a determinados comportamientos y le cierra la puerta a otros.

La ética, en un plano restringido, consistiría en elegir (desde un punto de vista puramente estético) el tipo de personalidad que deseamos y en asumir los beneficios y desgracias anejos a esa identidad. En fin, en responder a aquel viejo axioma sanmartiniano: “Serás lo que debas ser o no serás nada” En un plano más amplio, el que incluye a cuestiones de fondo, presupone elegir en qué creeremos y en qué no.

“¿Cuándo debemos mentir y cuando no?” Sería en un mundo sin Dios, sin un Imperativo Moral, no muy diferente a preguntarse: “¿Cuándo debo escribir en verso o en prosa?” Quizás, lograr ser nobles, requiera de asumir ese destino y de contar con la suficiente sensibilidad estética para saber determinar en qué momento mentir , espiar o, incluso, matar, es adecuado.

Posdata al 23 de febrero de 2009: Descubro con asombro y tristeza que esta es una tesis de Nietzsche. Para colmo, la tuvo antes que yo.
_____________
A propósito, la película se llama "Secondhand lion"


jueves, 12 de febrero de 2009

COMO LINKEAR Y NO MORIR EN EL INTENTO


Linkear en el post:

Primero debemos encontrar algo que sea de innegable interés.
Después, seleccionamos con el cursor la palabra que queremos que sirva como link, vamos a la barra de herramientas y seleccionamos el ícono marcado en azul más arriba.
Se nos va a solicitar entonces que coloquemos un URL.*
Si seleccionamos una imagen en google o un artículo en Wikipedia, etc. Debemos copiar y pegar la dirección que aparece en la barra de búsqueda de google. No debemos preocuparnos por la extensión esta dirección, porque esta va a quedar oculta.
Si estamos en YouTube, debemos buscar el URL sobre la función Insertar, en el cuadro del perfil del usuario que subió el video.
Si estamos linkeando hacia un post determinado y no hacia el blog, debemos primero clickear sobre el título del post (por eso los post SIEMPRE deben tener título) y esperar a que se abra la página que lo contiene, en la que no debemos poder ver ningún otro.

Linkear en un comentario:

Requiere un poco más de trabajo. La forma más sencilla es esta:
Una vez que estamos redactando nuestro comentario en un post, abrimos el escritorio de nuestro blog en otra ventana.
En una nueva entrada escribimos la palabra que nos va a servir de link y la seleccionamos. cargamos el URL. Pasamos entonces a la pesatña de HTML, abandonando Redactar**
Copiamos el chorizo que nos quedó por largo que sea y lo pegamos en nuestro comentario. Si es que no fuimos tan opas como para cerrar la otra ventana.

_________
*Debemos borrar el http:// que aparece ya escrito ahí, porque nuestra dirección ya lo incluye y, si queda duplicado, la dirección nos va a quedar mal.
**O bien, por supuesto, trabajar todo el tiempo en HTML.

domingo, 8 de febrero de 2009

LA UTILIDAD DEL ARTE





...Hastiado de las imposiciones burguesas de su tiempo y de la asfixiante tiranía de su padre, Andrew Phelps abandonó Londres en busca de aventura. Como todo joven aristócrata, tenía algo de romántico y de ácrata, y no imaginaba, en su infinita pasión, otro escenario posible para su cercenado espíritu poético, más que la imponente savana africana o la tumultuosa India. Fue la atracción mística de esta última, así como las ventajas hoteleras, lo que terminó por convencerlo. No pudiendo costear su viaje ante la negativa de su padre de darle un solo chelín para lo que consideraba una empresa "sumamente estúpida", se enroló en un barco mercante, donde ensayó sus primeros, torpes, versos y conoció el rigor de la vida de los comunes, caracterizado por la mala comida y la extraña costumbre del trabajo. Del barco, según lo planeado, huyó apenas tocó puerto en Bombay, llevando consigo solamente sus versos, su buena botella de scotch, y su tabaco. El escaso dinero que ganó a bordo, lo invirtió en un boleto de tren a Nueva Delhi, la meta de todos sus anhelos.
...El tren no era muy diferente de un tren inglés; de hecho, era un tren inglés, pero el ámbito sórdido de sus vagones se le antojaba magnífico. Eligió el último vagón, por sentir en él un extraño clima de peligro y aventura. Algunas mujeres viejas, unos soldados y algún que otro comerciante eran sus compañeros de viaje. Andrew era el único europeo. A su lado, se sentó un joven hindú de rostro increíblemente bello y mirada oscura y penetrante. Sus manos y brazos denotaban una fuerza sorprendente. Andrew hubiese querido hablar con él, pero el muchacho no sabía una palabra de inglés. Sin embargo, supo a las claras que aquel interés era recíproco, puesto que el hindú perdía su profunda mirada una y otra vez en él, con extraña insistencia. Aún, en su ingenuidad, Andrew no adivinaba nada siniestro en aquel ímpetu.
...Nueva Delhi resultó en una decepción. Calles atestadas de comerciantes, parias mutilados pidiendo limosnas en nombre de dioses e ídolos bochornosos, calor, humedad y gallinas fue todo lo que vio. Compró, con el poco dinero que le quedaba, un potaje irreconocible para comer que, de inmediato lo enfermó. Se sintió perdido en aquel infierno. Pero nada, resolvió, lo haría dar marcha atrás antes de conquistar su destino. “Antes de volver a Londres, prefiero morir”, se dijo a sí mismo. Entonces, como si se tratase de una extraña respuesta divina, se topó con el joven hindú del tren que, gentilmente, se dispuso a ahorcarlo con una fina tela de seda, de modo de ahorrarle el vergonzoso regreso a casa. Inútil era resistirse a la dádiva de los dioses y a la fuerza descomunal del hindú, pero Andrew lo intentó, más por condescendencia o costumbre que por convicción. En el forcejeo, su bolso cayó al suelo, dejando a la vista su tabaco, su scotch y las cuartillas de papel con sus versos. El hindú, entonces, habló con crueldad, dejando escapar entre dientes lo que sin duda era una imprecación espantosa. En ese momento, el joven inglés perdió el conocimiento.
...Despertó en la Embajada Británica, minutos después, donde supo que su padre había hecho los arreglos para que volviese de inmediato a Londres. Avergonzado, aceptó las recriminaciones de dos cónsules, dos coroneles, tres secretarios de cancillería y un despachante de aduanas. Fue a este último, un galés enorme y simpático, al que le dijo:
...-Por suerte, el bellaco me dio por muerto y huyó.
...El galés lo miró sorprendido.
...-¿No se lo dijeron aún?- Le dijo al fin-; el bellaco, como usted dice, era nada más y nada menos que un tug; un asesino ritual. Por eso intentó estrangularlo en vez de valerse de una espada; su dios les prohibe derramar la sangre de su víctima. No crea que debe al azar su vida; el destino del alma de un tug, según su espantosa creencia, depende de la cantidad de hombres que logre asesinar en vida; eso los vuelve implacables. Si ese bellaco lo hubiera querido muerto, usted, joven Phelps, ya lo estaría.
...-Pero, entonces-, dijo Andrew- ¿cómo explica que no lo esté?
...-Es muy simple- Agregó el galés cortesmente-: Los tugs tienen restricciones al momento de elegir a sus víctimas; no pueden matar a otros tugs, a ningún hombre santo, a fabricantes de aceite (curiosamente) ni a poetas, lo que, si me pregunta a mí, es mucho más curioso aún… Los versos que usted dejó caer en ese callejón, joven Phelps, fueron los que le salvaron la vida. ¡Y agradezca a Dios, puesto que he visto esos versos, que el tug no supiera una palabra de inglés!

Aloir Edef.
.
.

sábado, 7 de febrero de 2009

IGNORANCIA


Hay personas que entienden lo que sea con tal de entender. Tanto es el pánico a no entender en algunos que, ante un desafío nuevo, ya arrancan sabiendo. Entienden la teoría de la Relatividad mucho antes de que les digan de qué se trata. "Claro: todo es relativo", dicen mientras muerden la boquilla de su pipa* con gesto adusto. El hecho de que esa afirmación no tenga ningún sentido en sí misma, parece no preocuparles demasiado. Pero ¿a qué llenarse la cabeza con tecnicismos como "constante", "onda electromagnética", "medición" o "éter"?

¿Por qué hay que fingir, en fin, que uno entiende lo que no entiende? Traté de entenderlo, pero nunca lo logré. Todo nuevo aprendizaje presupone que uno no sabe algo y que deberá realizar un proceso para entender y adquirir ese conocimiento. Parece una obviedad, pero mucha gente no da señales de saberlo.

"¿Qué tiene que ver la teoría de la Relatividad", nos dirá alguno de estos hombres que lo entienden todo sin haber sido ignorantes nunca, "con la vieja pregunta de si existe o no un mundo objetivo?" Al parecer, nada. Al menos, no para ellos.

Empiezo a creer que la verdadera ignorancia consiste en eso; en no ser capaces de asimilar cuál es el problema que se intenta resolver, cuál es la incógnita a develar. Es como si estas personas (muy cultas, no lo niego), se pesasen la vida coleccionando respuestas a preguntas que, no sólo desconocen, sino que, incluso, en el caso de llegar a conocerlas, no generarían el menor interés, el menor afán de conocimiento en ellas.

El que ya sabe todo, como aquel que nunca se equivoca, nunca llega a ningún lado. A los ignorantes, a los que asumen todo aprendizaje como un proceso complejo, como un ejercicio racional y crítico, como un trabajo fastidioso que, a veces, sólo a veces, puede ser una maravillosa aventura, les queda la esperanza de encontrar la verdad, o almenos, el consuelo de haberla buscado.

__________
*Por alguna razón, siempre fuman en pipa y (en caso de ser de izquierda) usan boina.
.

lunes, 2 de febrero de 2009

TODO ARTE ES COMPLETAMENTE INÚTIL


A fines del s XIX Oscar Wilde dictaminó: "Todo arte es completamente inútil" La finalidad de este post es demostrar que esta es una buena noticia.
.
¿Qué significa que algo es útil? La palabra útil, es sinónimo de herramienta, de medio para un fin. Toda vez que algo es útil, lo es para un fin determinado, de modo que su importancia va a estar dada en función de ese fin. Nada puede ser, por lo tanto, útil en sí mismo; una vez perdido el interés por un fin determinado, algo útil deja de serlo, perdiendo todo valor.
.
Existen, entonces dos categorías de lo inútil; la de aquello que fue creado para ser útil y no lo es y la de aquello que, como el arte, es creado para ser un fin en sí mismo.
.
¿Qué es, entonces, un fin en sí mismo? Un fin en sí mismo, es algo que tiene valor por la simple razón de que se lo otorgamos, sin importar si están supeditado a fin ulterior. "Así, el teléfono", nos dice Unamuno, "puede servirnos para hablar con la mujer amada. Pero esta ¿para qué sirve? Toma uno el tranvía eléctrico para ir a la ópera, y se pregunta: '¿Cuál es más útil, el tranvía o la ópera?'"(1)
.
Las cosas que amamos, aquellas por las cuales vale la pena vivir, son, al fin de cuentas, cosas inútiles. La vida misma, sin ir más lejos, es el bien en sí mismo por antonomasia, puesto que no está supeditada a ningún fin ulterior. Y el arte, al fin de cuentas, no deja de ser más que un juego creativo que busca enriquecer ese conjunto de cosas. La grandeza de un hombre, la propia grandeza de un pueblo, se mide por medio de las cosas inútiles que, apasionadamente, acopia, por lo que llamaos su cultura. "Los griegos", dijo alguna vez mi hermano en tono de burla para ganarme una discusión, "no tenían ni inodoros" Es cierto, podríamos responder, pero así y todo, son y han sido el pueblo más influyente en la historia de occidente, son occidente.
.
No se trata de despreciar los objetos útiles. Como dijimos, cumplen una función, y un hombre sensato se preocupa por obtenerlos. Sin su ayuda, nunca obtendríamos un fin determinado, pero es necesario entender cuál es el lugar que ocupan. El automóvil es admirable porque nos permite ir más rápido del punto A al B, pero ese ahorro de tiempo, es valioso sólo porque nos permite llegar antes a casa, donde nos esperan las personas que amamos.
.
Y se trata, sobre todo, de no caer en la trampa de los hombres pragmáticos; de no sentirnos en la obligación de explicar cuál es la utilidad del arte. El arte, el amor, la amistad, no cumplen funciones económicas y sociales, no están supeditados a nada, son valiosos en sí mismos; no deben, no necesitan ser justificados. Por el contrario, son la economía, los bancos y los estadistas los que deben justificar a cada momento su existencia, los que deben servir, en tanto entes útiles, al desarrollo de un pueblo.(2)
.
Nada es artístico sin volverse previamente inútil. Podemos aceptar discutir si un jarrón de la dinastía Ming es un objeto artístico si y sólo si deja de ser usado como florero. Prueba de eso es la idea misma del Museo, en donde un objeto determinado es separado de su interrelación con el mundo, es decir, es guarecido de toda posible función práctica.
.
"Todo arte es completamente inútil."
.
___________
(1) Del sentimiento trágico de la vida, I.
(1) Escuchamos, por ejemplo, a muchos políticos decir: "La historia me juzgará", sin pensar que la historia está fundada en mitos y que el olvido no hace más que devolverla al mito. Ricardo III ya fue juzgado: fue William Shakespeare el que dictaminó el lugar que debía ocupar en la historia.
.

domingo, 1 de febrero de 2009

IN NOMINE LIBRI*


El acto de dar nombre a una obra literaria es un acto estético y creativo singular. Podría decirse, incluso, que es un género en sí mismo. Con los años de lecturas o de mera curiosidad por libros que uno, muchas veces, ni siquiera ha pensado en leer, va construyéndose en nosotros, casi involuntariamente, una antología de buenos títulos. Muchos de ellos lo son por azar de traducción o a pesar de la intención del autor. A continuación, expongo una lista de candidatos a esa antología. ¿Conocen algún otro? (Se acepta, también, la defenestración de alguno de los títulos propuestos)


La vuelta al día en ochenta mundos, Julio Cortázar.
Las peras del olmo, Octavio Paz.
Anatomía de la melancolía, Richard Burton.
Todo verdor perecerá, Eduardo Mallea.
El caballero inexistente, Italo Calvino.
El ser y la nada, Jean-Paul Sartre.
Ser y tiempo, Martin Heidegger.
Del infinito cosmos y los mundos, Giordano Bruno.
Las flores del mal, Charles Baudelaire.
Trabajos de amor perdido, William Shakespeare.
Memoria del olvido, Oscar Hermes Villordo.
El zoológico de cristal, Tennessee Williams.
Mis primeros ochenta años**
La dama de las camelias, Alexandre Dumas (h)
Para lelos bípedos, Alcídes Fructicio Peyorato.
Historia de la eternidad, Jorge Luis Borges.
El juego de abalorios, Hermann Hesse.
Los trabajos y los días, Hesíodo.
Las mil y una noches, anónimo.
El club de los suicidas, Robert Louis Stevenson.
Obra completa y otros cuentos, Augusto Monterroso.
El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad.
Salvo el crepúsculo, Julio Cortázar.
Elogio de la sombra, Jorge Luis Borges
Rojo y negro, Sthendal.
El nombre de la rosa, Umberto Eco.

__________
*En latín: "en el nombre del libro"
**No sé quién usó este título por primera vez. En google, aparecen varios libros de varios autores.

¿QUÉ COMES QUE ADIVINAS?


Se pone difícil. ¿Se pone difícil? Los siguientes enigmas ocultan el nombre de (¿De qué otra cosa podría ser?) tres escritores que vivieron en el s XX. Válido por la sexta fecha del TIE* (Torneo Internacional de Enigmas):
.
.
1. Otorga 2 (dos) puntos:
.
TNT
Michael Jordan
.
.
2. Otorga 2 (dos) puntos:
.
El manco
La bocha
.
.
3. Otorga 3 (tres) puntos:
.
Link
Pig
.
Y que gane el mejor... O alguien.
_________
*No hay empate.