miércoles, 30 de julio de 2008

ANFITRIÓN


En la antigüedad clásica se aplicaba el nombre de huésped (hospis), tanto al que brindaba como al que recibía la hospitalidad de otro. La palabra anfitrión, surge posteriormente y tiene su origen en el nombre de un personaje mítico, rey de Tebas, famoso por los espléndidos banquetes que brindaba a sus invitados. Tal era su cuidado al agasajarlos, que sus huéspedes (dicho esto ahora en sentido moderno) jamás tuvieron el menor motivo de queja, con excepción, claro está, de su tío Electrión, rey de Micenas, a quien mató por accidente mientras se hallaba invitado en su palacio. Pero, como sabemos, nadie es perfecto.*
__________

*Extraído de la "Enciclopedia de datos inútiles"

EPISTOLARIO


Capitán Zorpodín,
(Querido Amílcar):

¿Habrá otro mar? ¿Cómo saberlo? Sólo sé que es hora de guardar las velas, de buscar un puerto y atracar... La tormenta algún día va a terminar, eso es seguro... Nadie muere por siempre; nadie tiene un alma tan hermosa (¡Qué agridulce ese consuelo!)

¿Por cuánto tiempo atraco? Si hay un Dios, tal vez alguien lo sepa...

Voy a buscar valor en otros sueños, en nuevos engaños que me mantengan vivo. Tal vez un día vuelva a ser valiente; tal vez un día vuelva a alzar mis velas y desafiar al viento.

No me voy con las manos vacías: me guardo el recuerdo de unos ojos que fueron crueles sin quererlo y un adiós que nunca dije; porque no existe un adiós, porque Ella nunca va a irse.

Aloir


Ingenuo Aloir:

No existen los valientes. Todos hacen el papel de tonto alguna vez. ¡Déjese de joder con tanta metáfora! El final del camino es la muerte, pero es uno el que elige qué camino. Hágame caso: menos verso, nene, y menos llanto...

Suyo en el alma,

Amílcar Zorpodín


martes, 29 de julio de 2008

PETER O'TOOLE



Dudé mucho antes de publicar este post que no deja de ser una confesión muy vanidosa. Quizás la melancolía que deja ver mi anterior publicación me ayude a salir mejor parado:

Nunca tuve ni la mitad de la pinta que tenía y todavía tiene Peter O’Toole, pero respondo a un biotipo similar y siempre lo tuve como un referente, como alguien a quién intentar parecerme, aunque sea (como solemos decir en el Río de la Plata), en lo blanco del ojo. Hay cosas, es cierto, con las que me identifiqué siempre: cierto sugestivo amaneramiento, cierta excesiva y no ingenua lubricidad al sonreír, al devolver las miradas del otro sexo (toda vez en que me atreví a hacerlo), cierto desparpajo en la ironía… A otras las admiré e intenté adquirir (no imitar, sino hacer realmente propias, buscándolas en lo que ya había de ellas en mí): la afectada elegancia, el dandismo, la absoluta seguridad que expresaba cada uno de sus actos y ese je ne sais quoi que adjudicamos siempre a los británicos.*

Me atrevo a transformar este post en una encuesta. ¿A quién tienen por modelo a seguir? Me gustaría mucho saberlo, si bien sé que se requiere de mucho valor (o vanidad) para contarlo. Quizás si me interesa es, precisamente, por eso; por el grado de confesión que implica. Veamos quién se anima a responder.

A propósito, el clip está hecho con fragmentos de la película "How to Steal a Millon" No sólo es una de las mejores de O'Toole, es aquella en que mejor se explotó su atractivo físico y esa cosa indefinble a la que ahora se ha puesto de moda llamar sex appeal.
________
*Digo británicos y no ingleses porque pienso en Bernard Shaw, en Oscar Wilde, en el propio O'Toole, todos ellos irlandeses. Y pienso en Sean Connery (escocés)... Incluso, me doy cuenta ahora, podría extenderse a un tipo nórdico... Pienso, como no hacerlo, en la soberbia elegancia de Max von Sydow... (¡Che, yo quiero ser así! ¿Cómo se hace?)


Barbara

Bridget Jones

viernes, 25 de julio de 2008

ESPEJOS









A Nadie y Ulises
que esperan estas líneas
del otro lado del mundo


....Creo que encontré la forma de explicar de que se trata este nuevo (viejo) yo que nace y me traiciona. Imaginen un hombre mirándose a un espejo y descubriendo que es un hombre, solamente un hombre, ni más ni menos que un hombre… Tras esa revelación sólo es posible el odio, porque nadie que sea un hombre puede aceptar ser sólo un hombre.
....En fin, creo que con los años, con unos cuantos, pero no tantos años, he logrado aprender a odiarme cordialmente.

jueves, 24 de julio de 2008

UN NUEVO ANECDOTARIO DE MUGUINO


Atilio Domenechi, menciona en sus "Memorias de desmemoria", algunas jocosas salidas de Manuel de Muguino:

"Estábamos en uno de esos cafés demasiado famosos de Buenos Aires, de esos de los que se ha querido hacer un templo, con el devenir de los años. En eso se acerca uno de los mozos a tomar nuestro pedido y, con gesto solemne, le notifica a Muguino:

"--Aunque usted no lo crea, en esa misma silla estaba sentado el ilustre Bartolomé Mitre..."

Muguino, entonces, se puso de pie con un gesto compungido y dijo:

"--Disculpe; no sabía que la silla estuviese ocupada."

[...]

"Recuerdo que una vez, un amigo de Muguino se le acercó en la calle con gesto solemne y le dijo:

"--Manuel, estoy bastante preocupado... Me he peleado con mi mujer.

"--No te preocupes, che... Si los matrimonios se acabaran por una simple discusión, el mundo sería un lugar mejor.

"Memorias de desmemoria"
Atilio Domenechi

LITERATURA


Voy a hacer una confesión. Fuera de su delicado afán de dibujarle un sentido a la vida, de reestablecer un orden perdido o imponer uno que nunca existió, lo que más me gusta de la literatura es que hable de mí. Como lector, me siento libre de satisfacer mi egoísmo estético, de conmoverme con una buena historia o de un buen poema, por lo que tiene de revelador sobre mi forma de concebir y, sobre todo, de sentir el mundo.

Ahí están, en su mundo inviolable, todos los hombres que fui, que me tocó ser, la mayoría de las veces, contra mi voluntad. Ahí están las dos caras de lo tortuoso, el dubitativo, el irresoluto Hamlet, el cruel y torturado Macbeth y el Soneto XXIX de Shakespeare, que canta a un mundo que fue y, a la vez, nunca fue mío y la cesuda insensatez de Benedicto de Padua… Ahí están el Capitán Ahab, persiguiendo a Moby Dick, ese monstruo esquivo e invencible, incluso a precio de su vida y su alma; el soberbio Gilgamesh, que descubre que va a morir un día al presenciar la muerte de su amigo y decide acabar con la muerte; esa espantosa renuncia que Stevenson pone en la boca de Olalla; la renuncia del Cyrano de Rostand; los admirables personajes de Bioy y el de Dante (que es y no es Dante), inmersos en mundos de pesadilla o de ensueño, pero cuyo único cuidado es una mirada, una voz; los mundos precisos, dolorosos, de Borges, ese hombre triste y demasiado sensible, que sólo tuvo por escudo la ironía; la serena desesperación de Wilde al recorrer los dos lados del jardín, su ingenio, su salvaje hedonismo y el contrato infernal de Dorian Gray; los versos imposibles de Keats, que sólo escribió y murió (como todos) y que no son de este ni de ningún otro mundo; el temperamento heroico de Edipo, cuyo orgullo lo lleva al destino que su orgullo intentó torcer; Héctor en la Ilíada, el más valiente de los troyanos, que no teme a ningún hombre y huye, aterrado de Aquiles, el invencible; las citas de France, de Gidé, de Shaw, de Borges, de Groucho; Alfonso Reyes, que tradujo los 12.000 hexámetros de la Ilíada en alejandrinos de rima consonante, para recuperar su tono épico en un libro que nadie leyó… el infierno de Verlaine

lunes, 21 de julio de 2008

EL IMPERATIVO MORAL



Memorable secuencia de "Delitos y faltas" de Woody Allen. Un moderno Hamlet duda en la ejecución, no ya de una venganza, sino de un crimen espantoso con el que busca salvaguardar su reputación. Su cuestionamiento moral lo va a llevar al recuerdo de su infancia; el condicionamiento moral y religioso y el mandato paterno*. Una gran interpretación de Martin Landeau y un guión excepcional, que sólo Woody Allen podría haber escrito.

¿Por qué ese imperativo moral funciona sólo a veces? ¿Por qué, ante determinadas circunstancias, nos burlamos de él sin culpa y en otras somos sus esclavos aunque sepamos que su predominio es absurdo?

¿Siempre sabemos lo que debemos y no debemos hacer? ¿Existe un mandato natural, suprahumano, que esté por encima de toda convención humana, o nuestra moral es sólo un conjunto de normas más o menos arbitrarias, volubles a las nuevas modas culturales?

Con el tiempo, lo viejo deviene en nuevo” afirmaban los antiguos griegos, que tantas veces fueron más modernos que los modernos… ¿Lo inmoral, con el tiempo, puede devenir, también en moral? ¿Cuántos de nosotros hemos ardido en la pira de Salem, heridos por una culpa que otros hombres juzgarían absurda? ¿Cuántos dormimos tranquilamente en la noche después de haber hecho algo inconfesable?
__________
*A diferencia del Hamlet de Shakespeare (que no fue el primero, ni va a ser, como vemos, el último) el fantasma del padre es plural; es un diálogo entre el imperativo moral, la voluntad de poder y el escepticismo, esa engreída suspensión de la incertidumbre. La razón es simple: en el mundo de Shakespeare Dios gozaba, todavía, de buena salud. Después, el hombre lo transformó en una idea, en un deseo o en el politeísmo, en el que Dios era todo; es decir, poco menos que nada... Y después vino Nietzsche.

jueves, 17 de julio de 2008

"UNA RAZÓN PARA SEGUIR VIVIENDO"



Otro Carpe Diem para melancólicos... El secreto de la vida no está en las pequeñas cosas, sino en las grandes.

ESTÉTICA EN PANTUFLAS

No temáis, esto no es filosofía.
Antiguo adagio

Partiendo de Kant, Schopenhauer instituyó tres conceptos sobre los que basó su estética; lo lindo, lo bello y lo sublime. Voy a intentar exponerlos del modo menos desacertado posible:

Lindo: es lo que estimula y promete satisfacer nuestras necesidades o impulsos biológicos. Es decir, lo que necesitamos para subsistir y lo que se nos impone instintivamente. Por ej: un bife de chorizo (hambre / gula), una mina que está buenísima (instinto reproductivo / lujuria), etcétera.

Bello: lo que produce agrado estético (es decir, placer por su forma*), es, por ende, inofensivo y sustrae al observador de los apetitos citados, suspendiendo temporalmente su sujeción al impulso biológico. Por ej: una flor, el ocaso, un caballo al galope, una obra de arte, etcétera.

Sublime: es un estado de conmoción y arrobamiento dado, en forma débil, ante un panorama vacío de vida, de deseo y apetitos. Por ej: un desierto, la imagen del mar en un día sereno, etc… Y, con mayor fuerza, ante lo inconmensurable, lo terrible, lo amenazador. Por ej: un violento tifón en el mar, un hongo nuclear, un tornado, etcétera.

Estos estados, por definición, se excluyen recíprocamente. Hasta acá Schopenhauer. Aquí mi modesto aporte personal:

Existe una sola cosa en el mundo que puede generar los tres estados, incluso (me atrevo a decirlo) de modo simultáneo: la persona que amamos. Su belleza nos sujeta a nuestro impulso primario, pero también lo trasciede... En cuanto a lo sublime, le cedo la palabra al Romeo de Shakespeare, que lo dijo mejor que yo:

JULIETA: ¡Te asesinarán si te encuentran!

ROMEO: ¡Ay! ¡Encuentro más peligro en tus ojos que en veinte de sus espadas!
_______________
*Fermoso: Que posee forma.

miércoles, 16 de julio de 2008

LA EDAD JUSTA... PARA SER CRUCIFICADO

Siempre es el cumpleaños de alguien: hoy es el mío... Son mis primeros 33 años. La edad justa para ser crucificado y el envido perfecto para cantar la falta (al menos de mano). Que yo sepa, el 33 no tiene ningún otro abolengo. Sin embargo, todo cumpleaños lleva a plantearse un balance de nuestras oscuras existencias, tras el cual, uno no puede evitar caer en la tentación de plantearse objetivos a futuro que sabe que no va a (intentar) cumplir. ¿Que cuál es el meollo de este post? Buena pregunta; posiblemente ninguno, salvo participarlos del agridulce evento: un año más, es también (o, más bien), un año menos.

En fin, que el guiso de hoy tiene un cierto dejo a resignación y a derrota, que bien podría modificarse radicalmente con el modesto regalo o salutación que puedan enviar a:




(Condena eterna al que mande poemas)

domingo, 13 de julio de 2008

VOLVER



Bar de mala muerte, otro corto emotivo y de gran evocación poética.

¿Cómo era que decían ustedes: conblogers? Como sea: vaya esta flor ajena dedicada a todos ustedes: por la pasión, los arrebatos y el nunca perdido afán de la cordialidad. Por el disenso también, que, tarde o temprano, aplaca las viejas soberbias.

Es posible que nos toque partir un día... Si es así, ojalá nos toque volver también, aunque volver sea imposible.

viernes, 11 de julio de 2008

¿CÓMO ME IMAGINO DE VIEJO?



1. Un viejo verde, pero pudoroso.

2. Calvo y gordo, pero coqueto*

3. Buen bebedor de vino, sin pero alguno.

4. Avaro con mis medias y dadivoso con sus flores.

5. Un poco más melancólico, más distraído y, posiblemente, más cascarrabias.
__________
*La coquetería no es pretensión de belleza, sino de elegancia.

miércoles, 9 de julio de 2008

ATANATOSOFÍA, ANHELO Y BÚSQUEDA DE INMORTALIDAD


¿Qué es un nuevo blog? Quizás, demasiadas cosas; la nueva cara de una vieja obsesión, la semilla de otros insomnios, un placebo insípido que a veces, sólo a veces, llega a ser dulce, esperanzador… Pero sobre todo, un nuevo blog es una nueva aventura. Uno de los inolvidables personajes de Adolfo Bioy Casares se quejaba diciendo que “era un héroe completamente inadecuado a las catástrofes que le ocurrían.” Siento algo cercano a la felicidad al decir que no puedo adherir a esta amarga declaración, no en lo que se refiere a la Atanatosofía, al inagotable e incontenible anhelo y búsqueda de Inmortalidad. No puedo imaginar una aventura más adecuada para ninguno de los hombres que soy o que seré, ni para ningún otro hombre que sea enteramente hombre…

martes, 8 de julio de 2008

NUDO GORDIANO


Gordias fue un labriego frigio que, aprovechando la predicción de un oráculo, ganó el trono de su patria en una carrera de carros. El nudo que lleva su nombre fue el que usó para atar a sus caballos, hecho de modo que era imposible ver los extremos de la soga.

Este prodigio topológico tuvo trascendencia en la historia posterior, ya que otro oráculo afirmaría, tiempo después, que sólo quien lograse desatar el nudo gordiano (lo que parecía imposible), podría conquistar Asia.

Según cuenta Quinto Curcio, Alejandro Magno se impuso esta proesa. Luego de varios intentos infructuosos, el macedonio, fastidiado, tomó su espada y cortó con ella el nudo. Luego, como no podía ser de otra manera, conquistó Asia.

“Cortar el nudo gordiano” se transformó en la antigüedad en una expresión común para referir el modo (brutalmente) simple de resolver un problema*

La fuerza, queridos amigos, da derecho.

__________
*La etimología parece burlarse muchas veces de nuestro afán; la palabra "lío", que en nuestro idioma significa "problema", "embrollo", se pronuncia prácticamente igual que la palabra "lýo" griega que significa "desatar".

sábado, 5 de julio de 2008

LA INMORTALIDAD POR LA OBRA



Tras la muerte, la obra del artista teje, por un instante, la ilusión de su inmortalidad. Ilusión débil y efímera, que no tarda en desvanecerse, como toda ilusión... Un tópico poético no muy usado y que es ejecutado aquí con elegancia y maestría.
Over Time, corto en homenaje a Jim Henson, el creador de los muppets, esos títeres un tanto ingenuos que poblaron ayer la infancia de mi generación y pueblan hoy nuestra agradecida nostalgia.

viernes, 4 de julio de 2008

DEL ARTE DEL BUEN GUSTO


....Soy víctima de mi predilección… ¿Quién me mandó a tener buen gusto? Por desgracia sólo he amado, sólo he podido amar, mujeres inolvidables. Por eso mi casa, que ya es muy chica de por sí, está habitada por los fantasmas de incontables mujeres que estorban mi camino a la cocina, mis poéticos retiros a mi modesto balcón, mis mundanas urgencias hacia al cuarto de baño…
....Son hermosas, no puedo negarlo pero son, también, tristes recuerdos, burlas amargas del pasado que nunca es tan feliz como lo pintan, aunque siempre se las arregla para lucir mejor que el presente. Supongo que la nostalgia es una gran seductora.
....¿Que cómo son ellas? Algunas, las más, guardan todavía el gesto del desprecio o el gesto maternal y acongojado del rechazo que es, incluso, más doloroso. Otras se pasean, como siempre, indiferentes, como si yo fuera el fantasma, sabiendo que yo soy el fantasma. Las menos, las que condescendieron a un gentil abrazo y al dulcísimo dolor del beso, se mueven desnudas por la casa (las muy desvergonzadas) haciendo gala de tesoros que hoy y siempre han sido ajenos.
....Está bien, lo admito: en el fondo todavía las quiero. Sólo una cosa no puedo perdonarles; no que se hayan ido, no que no hayan sido nunca, sino que se vuelvan tan crueles cuando una nueva ilusión de amor me arrastra a una y mil muertes… Entonces las veo reír groseramente y bailar por la casa con burlona lascivia…
....¿Que qué hago yo con todo eso? No mucho. A veces las ignoro, o finjo ignorarlas, pero es tan difícil… Los días alegres o indiferentes, les dedico algunos versos melancólicos que nunca leen. Los otros días, los terribles, una o dos lágrimas de vino…
Aloir...

jueves, 3 de julio de 2008

PEYORATO Y EL HUMOR


....“Todo lo que excede mi sentido del humor es otro”

....“Casanova tenía un magnífico sentido del humor, no así Napoleón... A cada cual lo suyo: el humor no derriba murallas, sólo breteles”

....“Por supuesto que el humor requiere de inteligencia: consiste en volver sorprendente un mecanismo previsible”

....“No se rían; lo que pasó no fue tan serio”

....“Tengo un gran sentido del humor, en tanto no sea yo el objeto de burla”

....“La ironía es mucho más difícil que la magia: el conejo está a la vista todo el tiempo”

....“No hay nada más lejano al humor que un estúpido gracioso”
_______________

Extraído de su libro: "La comedia es flaquita"
Échele un ojo a: Peyorato y la misantropía

miércoles, 2 de julio de 2008

MÚSICA Y UTOPÍA



Imagina que no hay cielo/ es fácil si lo intentas/ ningún infierno bajo nosotros/ sobre nosotros solo cielo/ imagina a toda la gente/ viviendo para hoy...// Imagina que no hay países/ no es difícil de hacer/ nada por que matar o morir/ ni tampoco religión/ imagina a toda la gente/ viviendo la vida en paz...// Puedes decir que soy un soñador/ pero no soy el único/ espero que algún día te nos unas/ y el mundo será uno.// Imagina nada de posesiones/ me pregunto si puedes/ ninguna necesidad de avaricia o ansias/ una hermandad del hombre/ imagina a toda la gente/ compartiendo todo el mundo...// Puedes decir que soy un soñador/ pero no soy el único/ espero que algún día te nos unas/ y el mundo vivirá como uno.

Utopía, esa palabririjilla creada por un tal Tomás Moro, tiene una curiosa etimología griega: u (prefijo negativo) y topos (lugar), algo así como no-lugar, el lugar que (aún) no existe. Mi lector seguramente ya lo sabría, pero no quería que el cartelito, para nada ingenuo, que Lennon pone en esa extraña casa luminosa e irreal pasase desapercibido:
"THIS IS NOT HERE"

martes, 1 de julio de 2008

GASSMAN LEGGE IL MENU



Otro tabú que hace posible el humor: un actor de culto que se permite ser un poco ingenuo... y genial.

DEBATES APÓCRIFOS


Muguino, en el caso de proponérselo, podía ser un hombre muy práctico. Así como no se preocupó en obtener la fama, sino que prefirió crear un mundo ficcional en el que ya era afamado, tampoco se tomó el trabajo de grangearse detractores literarios. Su libro "Debates apócrifos" reune violentas polémicas, diátribas y descalificaciones hacia sujetos ficticios o, incluso, inexistentes. He aquí un estracto de ese libro:

[...] Ha querido descalificar Sr. X mi refutación de cierta escuelucha literaria, afirmando que me ha visto renegar de absolutamente todo. A esto llaman algunas personas argumento, demostrándonos que podrían llamar “argumento” e, incluso, “pensar” a casi cualquier cosa. Además, ¿qué es esto de no poder renegar? Mi muy querido señor, siendo de pura cepa gallega, renegar constituye en mi una tradición, y una tradición de siglos... Treinta generaciones en mí exigen el acto derivado fatalmente de mi absoluta terquedad congénita, que bien haría en imitar, mi muy señor mío, para ver si así obtiene un mínimo rasgo de lo que, el resto de los mortales, llamamos identidad.
Usted, mi amigo, no hace más que reiterar los “argumentos” de ciertos “pensadores” que “pretenden” un cambio “radical” en lo que llaman “literatura arcaizante”. ¡Por favor! No me haga usted gastar más comillas, X, que las necesito para cosas más importantes, como citar a Shakespeare o llamar “señores” a sus amigotes.
Más bien creo haber sido benigno con esta escuelucha de ignorantes que creen haber inventado algo por la única razón de no haber leído nunca nada.
Hay escuelas literarias que nacen sabiamente olvidadas. Esta, estimado caballero, es una de ellas.
Con mis más sinceras enhoramalas por la publicación de su último... ¿Cómo me dice usted que debemos llamar a ese adefesio... libro, dice usted? Bueno, “libro” habrá de ser...

Ni muy suyo ni tan servidor,